Páginas vistas en total

jueves, 29 de diciembre de 2011

Receta de lomo de corzo

Lomo de corzo agridulce con risotto de setas

Ingredientes: (para 4 personas)
1 lomo de corzo
300g de arroz bomba
500g de champiñones
500ml de nata líquida
1 cebolla
1 diente de ajo
1 zanahoria
3 guindillas
miel
mostaza
100g de mantequilla
100g de queso parmesano
1l de caldo de carne


Para el lomo:
Se limpia bien, se corta en dos (por facilidad de manejo) y untado en mostaza se marca a fuego fuerte y se reserva.
La zanahoria y las guindillas se lavan, y se pican finito y se sofríen en la sartén. En un vaso (250ml) de agua caliente se disuelve una cucharada sopera de miel, y se añade al sofrito.



Se colocan los lomos en una fuente de horno y se cubre con el sofrito. Si se ha reducido demasiado el sofrito se le puede añadir otros 250ml de agua con miel. (en este momento también se le pueden añadir nueces peladas)

Se hornea a 220 C° durante 25 min.
 Para el risotto:
Se pica el ajo y con un poco de aceite se rehoga. Se añade el arroz y pasado un minuto se le va añadiendo el caldo poco a poco.
Mientras se va haciendo el arroz y los lomos en el horno se pican los champiñones y la cebolla, y se añaden a otra sartén una vez se haya derretido la mantequilla. Se le va dando vueltas (unos 5min) y se le añade la nata. Se apaga el fuego, se remueve hasta que la nata se reduzca un poco y se reserva.

Cuando el arroz esté casi listo (aún debe estar algo caldoso) se añade a la cacerola donde tengamos las setas y se remueve. Se apaga el fuego y removiendo esparcimos el parmesano.

Se puede servir el lomo en rodajas (tipo magret) y lo acompañamos del risotto.

Pues eso, hasta el año que viene!
A.U.L.C.

martes, 27 de diciembre de 2011

Montaje de colmillos

En estos tiempos de crisis y como uno es inquieto por naturaleza, en los ratos en los que puedo intento hacer algunas manualidades. A continuación pongo alguna fotillo de cómo puede uno hacerse la tablilla de un cochino de manera más o menos sencilla.
El material que voy a usar es:
- Tiras de alpaca (de 2mm, 6mm y 30mm de ancho).
- Decapante e hilo de plata para las soldaduras.
- Herramienta (tipo dremel) con distintos discos para pulir.
- Plafón de madera circular (en este caso)
(los colmillos ya rellenos  de catalizador)
Además del material, es importante usar guantes y gafas para evitar posibles "accidentes domésticos" y por supuesto una buena mesa de trabajo, en mi caso un tablero encima de la mesa del salón, jejeje que desde luego no es la mejor opción!!
(el banco de trabajo)

El procedimiento de manera resumida y sin hacerlo muy pesado sería algo así:
Con las tiras de alpaca de 6mm se rodean los colmillos por la base, se marca y se corta. La unión la dejamos en la parte que va a quedar pegada a la tabla (evitando que se vean las posibles imperfecciones)
Con decapante se unta la unión y lo fijamos al gato de trabajo (también uso de base una piedra ignífuga) y un soplete dejamos que un par de gotas de estaño se fundan soldando la junta. Repetimos la operación con los demás casquillos.
Para hacer la tapas, de la tira de 30 mm ajustamos el ancho y cortamos. Se coloca el casquillo sobre la chapita una vez hayamos pasado el pincel con el decapante y de nuevo soldamos el conjunto por el interior.

Con unas tijeras se cortan los rebordes que sobran intentando apurar lo máximo pues lo que dejemos lo tendremos que pulir. La siguiente operación será cambiar el disco de amolar con el de pulir (con pasta de pulir metales) y el resultado debe ser una terminación brillante y pulida.
(casquillo con 1 lijado izda. y con 2 dcha. )
Con la tira de alpaca de 2mm se rodean las navajas (las amoladeras se pegarán directamente sobre el plafón) se ajusta y se le da un punto de soldadura, dejando un anclaje de 1 cm que usaremos para fijarlo a la tabla.

Ya sólo nos queda replantear el conjunto en la tabla marcarlo con un lápiz y realizar un par de taladros donde introduciremos los anclajes y que fijaremos con pegamento instantáneo.
Para rematar la jugada faltaría colocarle la chapita de latón con las iniciales y la finca y la chapa posterior con la que poder colgarla a la pared.

Y este es el "briconsejo" de hoy!! jejeje
El siguiente será hacer algo de bisutería con la cochina enorme con la que estrené el express a la que ya le he sacado los colmillos y con la que experimentaré a ver si soy capaz de hacer algo interesante!

A.U.L.C.

lunes, 19 de diciembre de 2011

"Huerta Vieja" y la comadreja

La mañana ha amanecido con una helada importante y pasadas las nueve de la mañana llegamos a la casa del Rondal.
La mancha que se caza hoy es "Huerta Vieja" y la propiedad tiene buenas expectativas. Las migas con chorizo y panceta (en las que se echa de menos un buen huevo frito) y la lumbre de las chimeneas de la casa nos hacen entrar el calor.
Se procede al sorteo y me toca en suerte el 1 de "El Cotillo". A priori me comentan que es un puesto bonito pero que al estar en la umbría voy a pasar fresquillo. A Juan le toca el 2 de la misma armada, así que vamos de vecinos.
(el puesto mirando hacia el de Juan)
La impresión al llegar al puesto es buena. Es una raya ni muy ancha ni muy limpia, pero con un par de trochas tomadas y al filo de unas lajas que hacen de pantalla, así que de bordearlas algún bicho, me tiene que pasar por obligación por la postura.
Nada más producirse la suelta se desata un tiroteo que más parece la guerra que una montería. Carreras y ladras se alternan con los ecos de los tiros lejanos que recorren las risqueras de la cuerda.
Avanza la montería y los perros se acercan a la raya. En mi misma traviesa pero en la parte de la solana no han cesado los lances pero Juan y yo que estamos en la umbría aún no hemos visto una res.  Delante de Juan varios perros ladran a parado y un gran macareno arranca dirección al puesto de Juan. Cuando debe estar a pocos metros de cruzar, un par de perros emiten un quejumbroso ladrido y cesa la carrera, parece que el cochino se ha dado la vuelta.
Cruzan los perros y nos cambiamos de lado. Escucho un animal aproximarse sigiloso y me preparo. Una corza salta a la raya y me pasa a escasos 8 metros sin verme. Un par de punteros le siguen la pista.
Al rato otro pequeño invitado salta a mi postura. La silueta de una nerviosa comadreja recorre las piedras de la raya. Parece desesperada por encontrar un refugio seguro en el que esquivar los perros.  Aunque va frenética de piedra a piedra al pasar junto a mí realiza un par de paradas en la que sobre sus patas posteriores y tomándose su tiempo estira su largo cuerpo con cara de sorpresa mirándome como analizando qué tipo de bicho era aquel que le miraba con cara interés.
Hasta el final de la montería nada más vuelve a cruzar por mi postura a parte de otra corcita. Juan en el 2, ha tenido un par de lances de los que no he podido ver el resultado.
(al fondo la solana donde se cobró un buen venao)

 Al final me cuenta que han sido dos ciervas de las que no se ha podido quedar con ninguna. En la casa la gente comenta sus suerte con desigual resultado. Por un lado los de la umbría que poco o nada han cobrado frente a los de la solana que comentaban la cantidad de reses que han roto a sus puestos y los lances acontecidos.
(uno de los dos buenos navajeros)
No se exactamente la cifra de las reses cobradas (pero había un plantel importante calculo que unas 40 reses) de las que cabía destacar dos magníficos navajeros,  uno de ellos de Alfredo (hermano de Juan) que este año está en racha.
(el de Alfredo)
Lo mejor de todo es que a la hora del cocido han llegado las niñas, y he disfrutado un ratito con la enana enseñándole los bichos y dándole bellotas a unos guarros mansos que tienen junto a la casa.


En resumen, un día de caza maravilloso aunque un vez más los resultados en piezas no hayan acompañado. Seguramente sea porque toda mi "suerte" esté concentrándose en forma de navajero el cual quizás se me presente en la siguiente montería...

A.U.L.C.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Zorzales en Martelilla

Amanece con una humedad que cala hasta los huesos y una niebla que apenas deja ver una veintena de metros. Recojo a Maza y a Jose (al que por cierto le ha desaparecido el perro esta noche) y salimos pitando.
9:05h, entrando por la puerta de Martelilla y ya está Goni llamándome nervioso por nuestro "retraso".  La mañana está cubierta por una niebla espesa, así que nos tomamos unos huevos con beicon y hacemos el sorteo de los puestos mientras damos tiempo a que el sol vaya levantando el telón.
(dando las órdenes de equipo)
Me ha tocado el 0B, y voy en el equipo de Álvaro Maza, el Terry, Goni y yo. Como hace tiempo que no tiro a los zorzales he decidido tirar con la 4/3 de las perdices, a ver si así al menos los que vengan cerquita los echo al suelo.
Nada más comenzar la tirada vemos que no hay los zorzales que suele haber que unido a mi falta de "swing" me permiten cobrar tan solo un par de ellos de los 7 u 8 que he tirado. Durante el cobro la perra se pone de muestra y me saca un conejete de un lentisco que tras una apresurada carrera lo pongo a dar volteretas.
Sigo con la misma tónica: 2 en "la Muleta", 1 en "los Acebuches", 1 en "La Virgen", 3 en "la cañada de Mico"...y primer descansito. Mientras me acerco a por el coche para acercarlo al tapeo me llevo a la perra que va cazando cada lentisco. En un apretón de carrasas un fuerte aleteo entre ramas me pone en alerta. La perra ha levantado un faisana que consigo echar al suelo pero que apeona y se mete en un lentisco, rápidamente apremio a la perra para que la cobre, pero otra faisana levanta vuelo al entrar la perra y esta si consigo hacerla un "taco".  La primera no he sido capaz de cobrarla.

El Terry se viene conmigo al puesto y le dejo que se luzca. Empiezan a entrar zorzales y en un momento dado tememos quedarnos sin cartuchos pues se me ha olvidado echarme una caja a las bolsas después de la última tanda. Jose ha bajado un par de ellos y nos han sobrado tres cartuchos. 
(con Goni y el Terry)
Y de camino hacia el coche vuelvo a meter la perra en un pasto que hay cerca de una pantaneta...y otra faisana que se arranca verticalmente con su potente vuelo. Con un precioso tiro a placer la abato y Boga me la trae encantada. Bueno, pues entre una cosa y otra la perra me ha levantado ya un par de faisanas y un conejete.

Hacemos una parada en la mañana y disfrutamos de un tapeo fantástico con unas vistas inmejorables y un solete que hace quitarnos hasta el jersey incluso en estas fechas navideñas!
 Viendo el "imán" que tengo con los faisanes, Patri se viene conmigo a ver si puede tirar alguno. Zorzales nos han entrado algunos, y un faisán macho precioso se nos ha echado justo delante sin dar opción a que lo tirara. Pasado un rato, esta vez Patri con la escopeta, metemos a la perra en el arrollo salado para ver si levanta alguno más. No hay suerte y tan solo se levantan bastante largos un par de ellos a los que no podemos tirar.

En la canterita el puesto divertido y tirando muy mal cobro 3 (tenían que haber sido al  menos 6).  En la última zona, una nueva de este año que se llama los toros, me toca el 7 y aunque tardo un poco en encontrar el puesto a los primeros tiros empiezo con un doblete. La perra no me ha dado tiempo a atarla y entre que la llamo y la amarro bajo otros dos. En un momento la escopeta está que hasta me quemo las manos!! Consigo matar hasta 9 de los que solo soy capaz de cobrar 7. Total, que al final he salvado los muebles y he conseguido llegar a la veintena!!
(Todos haciéndonos la foto de equipo en la Virgen)
En la casa hacemos el recuento mientras nos tomamos un caldito y un cocido buenísimo y vemos que nos han faltado 9 zorzales para llegar a los 200.

Yo por mi parte he conseguido hacer una perchita de 20 zorzales, 2 faisanes y un conejo, así que me vuelvo a los madriles encantado de la vida, y habiéndome quitado el mono de pegar unos cuantos tiritos con la escopeta que llevaba mucho tiempo sin sacarla de la funda.
(En la foto Juan Manuel haciendo los lotes)

Este fin de semana si Dios quiere nos vamos toda la familia (enanos incluidos) a casa de Juan y Maite, y con un poco de suerte monteamos el sábado en casa de sus primos, así que ya os contaré qué tal día pasamos. Hasta entonces!

A.U.L.C.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Estreno del express y nuevo montero

Ayer día 6 de Diciembre va a ser un día que alguno recordará con mejor "sabor" que otros.


Monteamos en Guadalajara, en casa de unos primos y acompañados por un tiempo magnífico. La cita es a las 09:30, así que saliendo temprano desde Madrid y siguiendo las indicaciones de Fernando llego sin problemas. La zona es preciosa, de camino a la finca he podido ver unos cuantos grupos de corzos que se calentaban en las siembras con los primero rayos de sol.
Tras los saludos, un café calentito acompañados de unos sobados muy buenos, llega el sorteo. Me toca en suerte el 2 de la peña de la zorra, y la cara de Fernando lo dice todo: "Si sobra alguno te lo cambio porque ahí me parece que....poca cosa".
 Joder!! Si es que este año tengo la negra!!! Por suerte ha fallado uno a última hora y como me comentaba Fernando ha sobrado un puesto el cual me cambia. El 10 del pantano.  Yo muy agradecido pongo las esperanzas de estrenar el express en este nuevo apostadero.
A las once pasadas ya estamos colocados. El puesto es precioso, cerrado por delante pero con una pequeña siembra a la espalda y con más monte tras ésta. La única zona con cobertura entre las dos manchas es un paso entre mi puesto y el 11. Me gusta.

Antes de soltar un grupo de tres corzos rompen a mi postura pegando un rabotazo al verme para volver a meterse en el monte dando un concierto de ladridos. La trocha por donde me han entrado está muy sucia pero parece muy tomada así que corto unas ramitas por si algún cochino decide tomar la misma salida.
Pasada una hora de la suelta los perros aún no han cesado de ladrar latiendo caza. Varios tiros animan la mañana pero aparte de corzos nada rompe a mi apostadero.
Dos tiros lejanos y una fuerte ladra me ponen en aviso. Parece que viene derecha hacia mí. Cesan los ladridos pero acierto a diferenciar una res aproximándose a mi puesto. Lo escucho respirar mientras se aproxima. El corazón se me dispara. Me preparo pues parece que va a pasar por donde vinieron las corzas al principio. Entre las ramas descubro la silueta de un guarro que cruza perpendicularmente la vereda que viene a mi puesto, y en la "ventana" que me había preparado consigo soltarle un tiro. Estoy casi seguro que lo he enganchado pero el guarro no se detiene y pegando un giro de 90 grados a su derecha cruza por la zona de pasto entre el vecino y yo. Con la segunda bala del express aguanto a que rompa al claro y con un certero disparo consigo voltearlo a la carrera. Qué subidón!! Vaya voltereta acaba de pegar!!
Lo veo patalear y castañea con la boca lo que me hace imaginar que puede tratarse de un machete. Le calculo unos 40kg. Avanza la montería y no vuelve a pasar nada por mi puesto a parte de otros tantos corzos y una becada que me deleita con su zigzagueante vuelo antes de desaparecer entre las copas de los robles.
Al finalizar la montería estaba deseando acercarme a ver el cochino con las esperanzas de que fuese un machete y poder hacer una tablilla. Al aproximarme me voy emocionando por momentos al comprobar el tamaño del animal, mucho mayor de lo que yo había calculado! No hay suerte sin embargo con el sexo del animal pues se trata de una cochina enorme, que debe estar rondando los 100kg.

Además tiene la cicatriz de un tiro viejo en la columna lo que le da un aspecto peculiar y que muestra lo duro que son estos animales. Compruebo que el primer tiro efectivamente se lo había colocado en la pata trasera.


Al llegar a la casa el del puesto 5 del pantano me dice que ha tirado un cochino grande seguido por los perros pero que no ha encontrado sangre. Le digo que es posible que se trate del que yo he cobrado y se queda algo más tranquilo al saber que es una hembra.
Mientras nos tomamos los garbanzos la gente comenta sus lances, algunos con mejor final que otros pero todos bastante contentos. Entre los comentarios de la gente se expande un comentario por el comedor, "tenemos novio"!!
Tras la comida nos acercamos a la junta de carnes a donde van llegando los animales cobrados. Entre tanto jaleo un juicio da comienzo entre los ánimos y gritos de los monteros. Un afortunado cazador ha cobrado una cochina por primera vez lo que va a costar una sentencia de la que sale por aclamación popular "culpable".

Al final se han cobrado  14 cochinos (un navajero bonito) y dos zorros. Aplauso general por la organización que ha estado como siempre de 10!

El día ha sido magnífico y yo me voy aun más contento de lo que llegaba habiendo podido cobrar esa enorme cochina con el express. Parece que por fin se acabó la racha de mala suerte que me perseguía este año!! A ver si en la siguiente seguimos en la misma tónica!
A.U.L.C.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Recuerdos de "La Tinaja"

El Terry, que ha tenido boda ayer en Sevilla, se planta en casa sobre las once o así. Entre que echamos gasolina y nos tomamos un pedazo de tostada de jamón con tomate en “El Mesón la Cueva” llegamos a La Tinaja pasado el medio día.
         Paco llega de dar un paseo a caballo y nos dice por donde deberían andar por esta hora las patirrojas.
        Cogemos el morral, echamos los cartuchos a las bolsas y soltamos a los perros, Boga –mi drahthaar que aun está aprendiendo- y Tomy -el labrador de Jose que funciona bastante bien- para que empiecen a trastear. A ver si la perra con el Tomy se entera un poco de qué va esto y rompe el celo ya en serio. Me han comentado más de una vez que a estos perros hay que esperarlos un par de años para que funcionasen bien. Boga ya tiene un año y cuatro meses, vamos a ver como se porta hoy.

        Nada más empezar a andar se arrancan los primeros zorzales que veo este año -aunque tienen echada la veda todavía- y alguna perdiz que se echa en el cerrete de enfrente. El sol pega de justicia, los cuatro estamos asfixiados y todavía no hemos pegado ni un tiro. La perra toca unos calientes y se empieza a poner como una moto. Por aquí andan    –pienso-. Escucho cantar una muy cerca, tras unos arbolillos. La perra las ha debido de ver porque corre directo hacia allí. ¡Las va a levantar! Corro aprisa para ganar unos metros. Efectivamente, no tardan en levantarse. Son muchas, el bando tiene más de veinte. Me encaro, no me decido a cual y suelto un poco a huevo los dos tiros. Del primero ha caído una y del segundo nada. Dejo que la perra la cobre y la meto en el zurrón. Bueno, ya no nos vamos de vacío.
        Seguimos andando para adelante, me ha parecido que algunas del bando se han echado no muy lejos. A la siguiente asomada se arrancan de nuevo, muy largas para tirarlas pero Jose le suelta a la última los dos tiros. De repente, la perra aparece con una perdiz en la boca, la acaba de coger del rastrojo. Me quedo gratamente sorprendido al ver que era una de las que se ha arrancado la primera vez y que se habrá llevado un par de plomos. Hoy ya se ha ganado el pienso. – Vaya con el regalito que me acaba de hacer-. Parece que ella lo sabe porque está más contenta que de costumbre.

        ¡Bueno! Pues máxima rentabilidad, dos tiros, dos perdices. Si te descuidas hasta las he matado a las dos del mismo tiro.
        El siguiente envite lo damos en el gargantón de siempre. El Terry se pasa al lado de abajo. A ver si puede tirar alguna que yo ya llevo dos. Canuto arriba se arrancan unas cuantas. Fallo tras fallo van saliendo perdices, y es que salen larguitas y hay que matarlas. A mí no me quiere salir ninguna a tiro. Llegando al final en una asomadita se arrancan dos, pum pum. La primera la echo abajo y la segunda parece que cae pero aguanta y planea hasta llegar al monte, nada, que son más duras que la puñeta. De hecho tengo que rematar a la primera con otros dos tiros a peón.
        Jose está ya listo, se ha hecho con un conejo pero me dice que por él ya ha tenido bastante –no es de extrañar con el solazo en la coronilla no se puede ni con la escopeta- pero yo estoy con ganas de intentar bajar alguna más. De manera que le convenzo para que demos una última mano al filo del monte; el por el llano y yo por lo apretado.
        Ya casi llegando a la casa le pego un grito a Jose para que subiera al monte porque todas las perdices las llevo delante. Me dice que no puede ni con su alma, que está reventado. Así que decido asomarme yo solo a ver si rebaño la última…
        ¿Última? En un momento empiezan a salir perdices de cada mata, ¡y todas a tiro de piedra! ¡Pum! ¡una! Cargo rápido. ¡Pum pum! ¡doblete! La segunda alicortada. Meto otros dos cartuchos, me acerco al sitio de donde han salido todas. Cobro la primera y mientras la meto en el zurrón otra sale de mis pies ¡pum pum! ¡del segundo! El cañón me quema en las manos. Empiezo a cobrar, ¡no encuentro ni una! ¿Cómo puede ser esto? ¡Si todas deben estar en diez metros cuadrados! Llamo a Jose a gritos para que traiga a Tomy pero no contesta. Boga está a la sombra jadeando que no puede más, la ánimo para que me ayude y después de quince o veinte minutos la perra coge una a la carrera -no me puedo creer que de cuatro perdices ¡solo vaya a cobrar dos! ¡Con lo que cuesta matarlas!-. Una cosa está clara, o las "entacas" o no las cobras, ¡qué barbaridad! Entre cabreos y maldiciones ando los cien metros que me quedan para llegar a la linde. Delante de mí –casi a tiro- las veo pasando el alambrado a peón, hay cinco o seis. Corro entre los lentiscos para acortar la distancia. Se arrancan y la despistada del grupo que tarda más de la cuenta se lleva el premio ¡pum! Esta sí, la he hecho un trapo. Me aseguro de cobrarla aprisa. Es un macho viejo, ¡cualquiera lo hubiese dicho!
        Con cinco perdices en el morral doy por concluida la mañana y me dirijo ya hacia la casa. Una última patirroja se me arranca -dándome la oportunidad de conseguir la media docena- y aunque le pego los dos tiros, tengo que correr para ver dónde cae. Al llegar al sitio (corriendo) la perdiz está seca y eso que parecía que venía vivilla…las perdices de la sierra no dejan de sorprenderme.
        Al llegar Mari nos ha preparado una comilona de escándalo. Nos dice que cuando escuchaba los tiros cruzaba los dedos para que hubiésemos fallado, Jose la tranquiliza entre risas diciendo que él ha dejado muchas para que críen el año que viene.
        Al final Jose se ha hecho con una patirroja y un conejete y yo con media docena de pájaros que bien merecen la colección de monte y pinchos que me llevo de regalo en las piernas.

Como dice Paco con mucha razón “las perdices de La Tinaja hay que sudarlas”.
A.U.L.C.

Estrenamos Blog!!

Este es el primer post del Blog, no sé muy bien qué se dice en estos casos??
Bueno, la razón de esta aventura es obligarme de algún modo a dejar constancia por escrito de todas las batallas e historias que acontecen cuando me cuelgo el morral a las espaldas y me escapo durante unas horas del mundanal ruido.
El nombre elegido para el  Blog pretende ser una declaración de intenciones de lo que se va a "cocer" por aquí. 

Según la R.A.E:
CRÓNICA:  Artículo periodístico o información radiofónica o televisiva sobre temas de actualidad.
MORRAL: Saco que usan los cazadores, soldados y viandantes, colgado por lo común a la espalda, para echar la caza, llevar provisiones o transportar alguna ropa.

Pues tras haber hecho esta breve introducción de lo que pretendo sea un sitio para pasar un rato entretenido y sin más rollos me despido hasta la próxima entrada.

A.U.L.C.