Páginas vistas en total

lunes, 25 de junio de 2012

Nivel de dificultad: Experto!

Qué difícil se está poniendo la cosa...
Hacía unas semanas que no pisaba el campo, concretamente desde que cobró el jefe ese corzo precioso, y la cosa se ha complicado bastante más, y eso que parecía difícil de superar!
Ayer por la tarde Juan y yo cargábamos el coche a las 19:00 para salir rumbo al campo a intentarlo una vez más.

Llegamos, como siempre, con el tiempo justito, aunque tampoco esperábamos que los corzos saliesen temprano con la que "estaba cayendo"...
La zona que habíamos elegido para hacer una espera era el final de una siembra en un valle, e intentando no hacer mucho ruido, fuimos recortando metros al apostadero.

Nos tropezamos con los restos de un corzo que aún manteía incluso algunos restos de piel, y daba la impresión de haber terminado sus días no hacía mucho. Encontramos casi el cuerpo completo, faltándole la cabeza y poco más.
(el campo se está secando por días)
Al poco la silueta de una corza en mitad de un perdido nos petrificó. El viento no lo teníamos muy bueno (hacia donde estaba) sin embargo y a pesar de "el jaleo" que formábamos al andar siguió ramoneando tranquila sin percatarse de nuestra presencia.
(siempre hay que prepararse..)
Un poco más adelante otra corza esperaba "de muestra" la llegada de esa procesión que se le acercaba. Rápido pongo el trípode y Juan se preparó por si estaba acompañada. Nada, otra madre soltera! Pegando tres ladridos y cuatro brincos se tapa por la orilla de monte contraria.

Seguimos el filo de la siembra adelante, y casi llegando al lugar elegido los enormes bultos de un par de cochinos entre las espigas nos suben las pulsaciones. ¡Qué descaro! a plena luz del día se estaban pegando un homenaje de aupa!
(dos grandes bultos negros destacaban su silueta entre el amarillo de la siembra)
Pronto comprobamos que se trataba de una piara en la que había un machete mediano y una cochina enorme con marranchones (que dentro del trigo ni se veían). El aire lo teníamos buenísimo, así que conseguimos llegar al sitio donde habíamos elegido sin molestar a los cochinos, que poco a poco se fueron tapando en el monte.

La luz iba cayendo y por allí no aparecía "nadie". Una corza a lo lejos nos mantenía entretenidos pero poco más. Le propuse a Juan tocar el chiflo y le pareció bien, así que una vez preparado con el trípode por si asomaba alguno me puse a dar el conciertillo. Y asomó!! Al cuarto o quito pitido una corza en frente nuestro. Venía derechita pero sola. Cuando nos quitamos para irnos no la tendríamos a más de medio centenar de metros. La tarde no dio para más.
Cenamos viendo los penaltis del Italia-Inglaterra y a la piltra.
(hasta la cocina..pero simpre solas)

Hoy a las 5:15 el despertador nos ha sacado de ese sueño profundo de cuando se duerme en el campo. Nos hemos puesto a funcionar y a las 6:10 ya estábamos escudriñando entre el alto pasto en busca de algún duende. No hemos tardado en localizar una corza al hacer una asomada, pero tampoco esta estaba acompañada.

Aún con la humedad de la mañana el campo está imposible de andar...que jaleo se forma!! Hemos revisado unas viñas y un par de siembras aún verdes sin éxito y ha sido de nuevo entre unos pegotes de jaras donde hemos localizado los cuartos traseros de un corzo!!

80m nos separan. Está petrificado, y el viento lo tenemos a medio aire. Juan con el seguro quitado espera (al igual que yo) que se descubra y muestre unos cuernos recios...

Estoy casi seguro que es macho por el pelaje algo más pardo que rojizo... El corazón lo tengo a mil (y eso que no soy yo el que lleva el rifle!!) Se mueve, avanza dos pasos y se deja ver un momento. Hembra! Me cago en la mar! No hay manera!!
Esperamos inmóviles unos minutos por si fuese con novio pero nada, así que decidimos acercarnos (nos pilla de camino hacia el coche) porque vamos con el tiempo justo para volver a trabajar a Madrid (sí, sí estamos locos, pero si no hacemos estas cosas ahora... o eso diría algún veterano).

Al aproximarnos sale corriendo y la vemos en un trasluzón. Con un concierto de ladridos se mete en el pinar.
(dejamos que se tapase mientras ramoneaba las flores de las jaras)
No hemos avanzado ni veinte metros cuando al asomarnos vemos otro en todo el medio de la siembra. Ni cojo los prismáticos, monto el trípode y es Juan a través del visor quien me confirma que se trata de una hembra más...
Sorprendente?? Supongo que habitual!!
La observamos durante un rato mientras se tapa por si se moviera algo más pero parece que tampoco esta tiene acompañante, así que regresamos al coche cargamos las cosas y zumbando de vuelta a la capital para llegar a la oficina a las 9!!
(guardando los archiperres antes de otra vuelta "de bolo")
Ha sido un rececho matutino de poco más de una hora pero suficiente para haber tenido tres lances distintos en los que si hubiesen sido machos pocas papeletas de contarlo hubieran tenido.

Nos volvemos contentos por haber conseguido ganarles la partida a todos los bichos con los que nos hemos cruzado y con el campo como está!! desde luego es todo un logro!!
Supongo que en dos o tres días más así, por estadística, nos tocará tropezarnos con algún galán, y entonces, si hay suerte, podremos saborear el triunfo!!

Hasta la próxima!
A.U.L.C.

lunes, 18 de junio de 2012

Indio 0 - Cochinos 2

Llevo un tiempo practicando con el arco, intentando ponerme a tiro de algún corzo, pero la realidad es que la oportunidad más próxima a soltar alguna flecha la he tenido con un raposo, y ni si quiera me dio tiempo a abrir el arco.
El otro día me llamó Javi, me dijo que tenía un par de comederos tomados por los cochinos y que a ver si estrenaba ya el arco y como loco accedí encantado aun a sabiendas que no tenía el equipo puesto a punto para una espera nocturna a los cochinos.
(el comedero a 22m algo largo para un puesto de aguardo)

La primera espera fue hace un par de semanas, llegué a la finca y tras centrar el arco con la muzzy de 125gr nos fuimos al puesto. Una vez subidos en el chopo el comedero quedaba a 22m...un poco largo para mi puntería pero tampoco nos íbamos a quejar! El viento estuvo rolando durante casi todo el tiempo y los cochinos no dieron señales.
(indio 0 - cochinos 1)

El pasado Jueves hice la segunda intentona. Las cámaras habían capturado a los esquivos cochinos comiendo a horas intempestivas...pero había un machete medianejo que entraba entre dos luces a otro comedero. Con idea de cruzarnos con este volvimos a intentarlo.
(había que cruzar una jungla para llegar al sitio)

Para colocarnos en este nuevo lugar además tomaríamos la precaución de entrar sin dejar rastro, para que no nos cogieran el aire mientras daban vueltas al comedero.
(tomando precauciones para no dejar rastro de llegada)

El sitio es una pasada, parece la jungla. Un riachuelo flanqueado por juncos y cañas de más de dos metros, y unos enormes chopos desde donde les esperaríamos. Los stands, colocados a casi diez metros de altura nos permitían ver al otro lado del cauce, donde en un pequeño claro, tenían todo levantado de las hozadas.
(vista del comedero desde el stand)

El tiradero esta vez quedaba algo más cerca que la vez anterior. 18 metros en el lugar más alejado y 14 en el más próximo. El aire estaba perfecto y fijo, y esta vez nos habíamos puesto aún con el sol fuera, así que las expectativas eran más que buenas.
(a casi 10 metros de altura)

La tarde fue dejando sitio a la noche, y el ruido de los pájaros al del discurrir del agua. Cuando nos quisimos dar cuenta llevábamos casi dos horas sentados esperando, y un ruido entre las cañas nos sacó de la duermevela.
Javi me señala con el dedo y me indica donde lo está escuchando. Le tenemos a la derecha del comedero y parece estar entretenido hozando a unos metros del comedero. Los segundos se transforman en minutos mientras fijamos toda nuestra concentración en los ruidos. Se lo ha tragado la tierra....

¡¡Pero si le hemos escuchado aquí mismo hace dos minutos?!?!

Un pequeño crujido de una rama en el lado opuesto del comedero nos da un vuelco al corazón. Javi, me apremia para que me prepare, y colocando el disparador en el loop cojo aire intentando bajar las pulsaciones.
Un minuto, cinco, veinte....nada! Ni un ruido, ni un movimiento...pero ambos sabemos que está ahí. Javi me dice que está en el mismo margen de la abierta. Que lleva parado todo el rato a la "espera de acontecimientos". Este no es el machete tempranero. Éste es un cochino importante!!
Esperamos, no hay prisa, si hace falta veo amanecer subido a este chopo (Javi me dice que ni loco!! jejeje). Finalmente parece que se decide, de nuevo le escuchamos moverse entre los juncos perfectamente, bordeando el comedero por lo espero. Parece que va a dar la vuelta entera pero al llegar al río coge la orilla arriba y desaparece. Cuando nos queremos dar cuenta el reloj marca las 12:40h y hace una rasca importante (sobretodo los pies que estaban mojados).
Le damos treinta minutos de margen antes de quitarnos sin hacer ruido y dejando el comedero tranquilo.

Esa noche no entraron, y la siguiente casi no tocaron la comida. No se ha vuelto a ver al machete tempranero...sin duda todo apunta a que hay un nuevo "señor" que no deja que nadie toque la comida.
Esta semana, si el tiempo y el viento lo permite intentaremos hacer bueno el refrán de "a la tercera va la vencida"!!

Hasta entonces!
A.U.L.C.

lunes, 11 de junio de 2012

GRACIAS!!!

“De esta no pasa” Llevo repitiéndome esta frase a cada comienzo de temporada. Seguramente este blog sea una deuda conmigo mismo ya que desde hace unos años vengo repitiendo la misma cantinela cada temporada sin ser capaz de aventurarme a ponerlo por escrito. Esta vez quiero que sea distinto, y espero de alguna forma haceros partícipes de los conocimientos, las historias, y observaciones de mis salidas al campo. Espero y deseo que lo disfrutéis.

Con esta entrada inauguraba este espacio hace poco más de seis meses. Mirando el recorrido del blog, veo algunas cosas que me gustaría ir cambiando otras, sin embargo, son del agrado de los lectores más de lo que hubiese pensado, como por ejemplo los etiquetados con "bricolaje" o incluso los de "recetas". Una cosa que creo que ha sido un acierto (y las estadísticas así lo demuestran) son las colaboraciones puntuales de amigos, Talo, Nico, Jose...Yo soy el primero que las disfruta una barbaridad así que animaros! 


No puedo dedicarle el tiempo que me gustaría pero aún así sois varios lo que seguís el blog semanalmente y ese apoyo se nota! Así que desde aquí quería agradeceroslo y espero poder sacar tiempo para seguir contando batallitas, recetas improvisadas o algún briconsejo (ya hay alguno preparado que colgaré en breve).

Sin más me despido, deseando seguir contándoos nuevos lances y experiencias!!

MUCHAS GRACIAS!
A.U.L.C.

lunes, 4 de junio de 2012

De mil veces una!

Si hace unos meses escribía un post que titulaba "Todo en contra pero la suerte de cara" donde mi padre conseguía cobrar un precioso morisco bien podría haberse titulado éste que escribo..."Todo en contra pero la suerte de cara 2"

Desde que cobré el pasado Mayo el primer corzo de esta temporada había decidido dejar el rifle en su funda hasta nueva orden, para intentarlo con el arco, sin embargo este fin de semana lo he vuelto a sacar, y encima le hemos dado uso.

Ayer Viernes se nos hizo un poco tarde para intentar escaparnos al campo, así que finalmente hoy (Sábado) sobre las 6 de la tarde salimos de Madrid.
El jefe no conoce el coto nuevo y tenía intención de dar un paseo por el coche para que lo viera pero entre una cosa y otra, como siempre, llegamos al coto con la hora justilla, así que vamos a tiro hecho. Veníamos comentando en el coche donde cazar, que si un sitio seguro para por lo menos ver alguna hembra, que si donde se ha visto uno grande aunque con las siembras espigadas ya no salga....al final lo de siempre el jefe me da la responsabilidad...
    - Vamos a donde tu irías si hubieses venido solo.
    - Pues entonces es una zona nueva que no conozco y que aun no hemos cazado, te parece?
    - Lo que tu digas.

Dejamos el coche y preparamos los bártulos. Le explico cómo es el seguro de mi rifle y al probar el gatillo se queja de que está "durísimo". Le insisto en que tire con el pelo pero le parece demasiado "fino" así que hace varias pruebas antes de, no sin quejarse nuevamente, ponernos en marcha.
20:30h marca el reloj cuando empezamos el rececho a través de un pinar muy alto. La avena loca ha crecido esta última semana casi un metro, y en las zonas en las que abunda se hace imposible la visión a más de una veintena de metros. En una bifurcación de caminos y sin tener claro cual era el que me llevaría a las siembras elegidas, elijo el de la izquierda y continuamos recechando camino adelante.

Al jefe lo veo poco convencido con el sitio elegido, normalmente soy yo el que va a toda leche y él el que se va parando cada dos metros a mirar con los prismáticos, y hoy se han invertido los papeles. Le digo que tenga fe, que podemos ver un corzo en cualquier momento, (así lo cobré yo unas semanas atás) a lo que me responde que es imposible que en un pinar así, más seco que una mojama, pueda haber corzo alguno!
Cuando llevamos caminados un buen trecho confirmo, con el plano del móvil, mis sospechas. El desvío que había que coger era el otro!! Cada vez nos estamos alejando más de las siembras internándonos en lo más espeso del pinar. Adivinamos un camino que cruza perpendicular al que llevamos acercándonos a las siembras así que decidimos girar a la derecha para acercarnos al que era nuestro objetivo, las "famosas" siembras. La equivocación de camino sin embargo nos hace llevar el aire ahora completamente de cara, y al acercarnos a un par de charcos junto al camino con algo más de verde nos devuelve la ilusión y la concentración y examinamos cada hueco entre los esbeltos troncos a izquierda y derecha. Un ruido nos sobresalta, un zorro, quizás un tejón, desde luego no un corzo, estaba encamado en uno de los vergeles junto al camino y ha salido zumbando al sentir nuestra presencia a escasos metros.

(un sitio de "complicado rececho")
A nuestra derecha un suave desnivel con el suelo cubierto de tomillos y algún enebro salteado entre los pinos, nos invita a salirnos del camino a echar un vistazo a la volcada. Parecemos dos mimos pisando el terreno ahora a velocidad de camaleón amortiguando en la medida de lo posible el ruido de las botas sobre el manto de pinochas. Una vereda nos lleva hasta lo más alto de la colina y desde allí escudriñamos una abierta bien distinta a lo que llevábamos visto hasta el momento. Dedicamos unos minutos a los prismáticos, y cuando casi me los estoy quitando de la cara aparece en las lentes una imagen que difícilmente voy a olvidar jamás. Unos cuernos recios sobresalen por encima de un pequeño enebro que tenemos abajo nuestro.
    - ¡Corzazo! Susurrarlo, agacharme tirar de mi padre hacia abajo, montar el trípode es todo uno! 
    - ¿Donde está?

Trago saliva y con más nervios que si fuese yo el que llevaba el rifle le doy las indicaciones mientras coloco bien el trípode que con los nervios lo había puesto fatal:
    - Está aquí abajo. Sólo se le ve "la leña". Está justo entre ese enebro y ese pino con el tronco torcido (le señalo con el dedo).

Nos incorporamos a cámara lenta. Ya no cojo ni los prismáticos, los 50m que nos separan no me impiden verle de nuevo la cuerna perfectamente.
    - ¿Lo ves?
    - No. Donde está?
    - Coño jefe! Entre el enebro y el tronco torcido!

Mientras le repito las indicaciones y el jefe lo busca a través del visor, el corzo, con su característico pelaje rojizo de verano, se destapa por completo al dar varios pasos hacia adelante.
    - Ahí lo tienes...Tíralo!
    - Donde?!? que no lo veo!!

A mi me va a dar algo!!! el corzo de mi vida atravesado a tiro de piedra completamente ajeno a nuestra presencia...y el jefe no lo ve!!! es una broma?!?! Cojo la culata del rifle mientras lo encara el jefe y se "lo apunto". Desesperado le digo que se desencare, que a simple vista lo tiene que ver!! Si parece "una retinta" de lo grande que es coño!! Por fin, lo ve...
    - Ahh, joder!! si está aquí!! Vale, vale, lo veo. Tiene tapada la cabeza con el tronco lo tiro?
    - SI!!!

Yo no se si tardó más de la cuenta en apretar el gatillo porque estaba "muy duro" o simplemente a mi esos segundos se me hicieron infinitos, pero por fin con el estallido del rifle, el corzo se desploma sobre su huella al tiempo que yo pego un grito y un salto de la emoción!!
 (en la foto se aprecia el enebro y el pino torcido, justo tapado por la punta izda. del trípode)

El jefe sigue algo desconcertado (la cara de la foto que le hago lo dice todo...) No podía entender cómo no había visto el corzo antes, lo achaca a que había otro tronco unos metros al a derecha del que yo le indicaba que también estaba torcido, y otro enebro...total se estaba empeñando en buscar el corzo donde no estaba.
    - Jefe, si no me he equivocado en la apreciación...es el corzo más grande que has matado!

(el corzo precioso, luciendo ya el pelaje de verano)
Ansioso por ver el animal, en tres zancadas recortamos la escasa distancia que nos separaba. Al llegar es un poema ver su cara...
    - Joder...qué bicharraco!!!  Menos más que no le he visto la cabeza, si la llego a ver...lo fallo!!
El tiro se ha ido un pelín alto, y no encuentra mejor momento para volver a reprocharme la dureza del gatillo!!! jejeje...que cabezón...no cambiará.

Nos hacemos las fotos de rigor, mientras comprobamos que el el sol sigue aún fuera y que el reloj marca las 21:20h! Dejamos el corzo mientras volvemos a por el coche, comentando la jugada. El jefe que no había parado de rajar del sitio por el que le llevaba no paraba de repetirme...una de mil!! una de mil veces que intentemos un rececho por donde me has traído hoy para que viésemos un bicho!
(visión desde done estaba el corzo y en primer plano a la derecha el famoso enebro)

Volvemos a por el corzo, lo cargamos con cuidado en el coche (tenía más garrapatas que pelos) y ponemos rumbo de vuelta a Madrid antes incluso de que anochezca. Un par de corzas nos cruzan por los carriles antes de salir a la carretera, mientras recomentamos el lance una y otra vez con la misma percepción de jefe...de mil veces una!
 (foto triunfal donde no se aprecia bien el gran trofeo del animal)

Lo cierto es que los días que he recechado con el arco he visto animales, incluso me he conseguido poner a distancia de tiro de alguno, pero sin duda éste ha sido el colofón! Si llego a llevar el arco hoy...y si lo llego a tirar...y si...desde luego no creo que vuelva a tener otro corzo similar en esos metros. O si! desde luego habrá que intentarlo!! Ya he cumplido los objetivos en el coto esta temporada y ahora mi objetivo es que el resto de los socios tengan la misma suerte, así que los días que me pueda escapar, será de "white hunter" que viendo los resultados...tampoco se da mal!

Hasta entonces!
A.U.L.C.