Páginas vistas en total

lunes, 3 de septiembre de 2012

Para el guiso...

La semana pasada le pedí a Javi que me guardase unas palomas para intentar hacerlas con fabes. Así lo hizo y tras hacer acopio de los ingredientes a ello me puse. Tengo que decir que aunque nos las comimos (Juanito puede dar fe) hubieran estado buenísimas....si no se me hubiera quemado el sofrito...dándole este regustillo a chamuscado a "mi receta".

Como quedé algo chafado por haberme cargado el guiso, decidí intentarlo de nuevo, y por ello le volví a pedir 4 o 6 palomas a tío Javier.

  - Te vas a venir a dormir el viernes? Pues traete la escopeta y bajamos a la vega a ver si matas media docena para el guiso.

Tras la llamada de Javier, lo primero que hice es darle vueltas a la cabeza para ver cómo me llevaba la maleta, las bolsas y la escopeta en la moto! Como para decir que no a pegar unos tiros!!
Problema resuelto con la funda del express, y sin más problemas allí me planté a cenar el viernes.

A las 8:15 me estaba recogiendo y nos fuimos a tomar un café con porras. No hay prisas pues las palomas entran a sestear a los chopos y no hay que madrugar. A las 9:00 estábamos con la escopeta en la mano y dispuestos a intentar cobrar alguna despistada que pasase por allí.

Yo llevaba 20 cartuchos, y le avisé a Javier que iba a "elegir la buena" para asegurarme su cobro (la zona del cauce estaba impracticable) e intentar con esa munición llegar a la media docena.

   - Anda! tu tira a la que entre bien que tengo un cajón para mañana en el coche por si hace falta.

(el puesto pegado a las cañas junto al cauce del río)

Hasta las 10:00 tan solo vimos volar alguna tórtola, y con los primeros tiros cobré dos. Viendo cómo estaba el ambiente yo veía difícil llegar al objetivo, pero Javier me avisaba que aun era pronto y que al menos alguna paloma se movería más tarde....

Joder si se movían!!! De un momento a otro empezaron a volar palomas por todas partes, eligiendo las buenas empezaron a caer palomas al suelo y me quedé sin munición en minutos. Una carrera al coche a por un par de cajas y vuelta al lío.

Entraban por doquier, aunque llevábamos cerca de la veintena en el suelo seguíamos eligiendo a las buenas respetando aquellas que aunque les "veíamos los colores" volaban por encima de las zarzas y cañas del río (que eran la mayoría).

(vista desde el puesto río arriba)

No pasó ni media hora y volvía al coche a por otro par de cajas más y los bandos de palomas seguían sin darnos tregua. A los pies del maletero del coche y mientras volcaba una de las cajas en las bolsas vi acercarse un bando por encima de las copas de los chopos. Rápidamente cargué la escopeta y cuando me coronaban conseguí hacer un doblete que me supo a gloria!

Esas nuevas cajas tampoco me duraron mucho, a las 11:30 estábamos guardando las escopetas en el coche y empezamos la cobranza.

Al principio casi nos tropezábamos con ellas, y el primer gancho lo llenamos sin apenas salir del puesto. El segundo tampoco costó, pero muchas inevitablemente habían caído en lo espeso y nos daban algún problema más.

(una percha de récord en un día "despistao")

El conteo de las que teníamos en el suelo lo habíamos perdido a mitad de tirada, y calculamos que unas 60 al menos habríamos bajado. Cuando dimos por terminado el cobro nos hicimos las fotos de rigor y comprobamos que entre las dos perchas teníamos 62 palomas y 2 tórtolas!!! Vaya tiradón!!! Han tenido que ser más de 80 las que han caído. No esperábamos semejante homenaje ni de lejos!! Y yo que me venía con veinte cartucho...jejeje

Lo mejor de todo es que por la falta de costumbre se me puso la cara como si me hubiesen pegado un guantazo con la mano abierta!!

(pasé más tiempo pelando que tirando, que barbaridad!!)

Después un botellín fresquito con un pincho de tortilla que estaba de vicio, y para terminar la mañana a pelarse unas cuantas para el guiso, que al fin y al cabo era para lo que habíamos venido!!

Hasta la siguiente!
A.U.L.C