Páginas vistas en total

jueves, 12 de abril de 2012

Para subirse a un árbol

En esta Semana Santa, aprovechando el poco tiempo libre de más que he tenido, he liado al Terry para materializar una idea que me llevaba rondando la cabeza.

Como ahora estoy "envenenado" con el arco y me he dado cuenta que el rececho con éste es algo más que dificil, he decidido intentarlo desde algún arbol en algún paso o comedero. Hasta aquí bien, pero ahora viene el siguiente punto. ¿Como me subo a un árbol en mitad del monte?

Gracias a los videos que hay en internet (sobre todo americanos) es fácil imaginarse y ver cómo lo hacen y puesto que en la caza con arco nos llevan algo de ventaja simplemente hay que ver, pensar y copiar.

Hice un sencillo diseño que le pasé a Jose y rápidamente nos pusimos manos a la obra.
Os pongo una secuencia del proceso en 5 fotos:

(cortando la pletina)

(haciéndole el taladro y la ranura)

(soldando)

(primer intento fallido tras la comprobación in situ)

(prácticamente listo y este si pasó la prueba) 

(terminado y galvanizado sólo a falta de la capa de pintura final) 

(presentándolos en un árbol) 

 (otro artilugio que "abulta" más, que además necesita de correas de fijación)

Con los estribos consigo el objetivo de llevarmelos cuando los necesite o incluso con un juego de 4 o 6 puedo subirme a todos los puestos que quiera ya que lo único que dejo en el árbol fijo son los tornillos. Con el segundo artilugio, aunque es algo más aparatoso consigo los primeros peldaños, quedando el primer tornillo fijo a una altura cercana a los dos metros y por tanto menos visible.

El próximo reto será el tree-stand, ya que viendo la destreza del Terry con las herramientas, será cuestión de diseñarlo bien (o copiarlo ya que todo está inventado) y ponerse manos a la obra en el puente de Mayo!

Bueno y lo siguiente será estrenarlos. Lo mejor es que cuando cargué el coche antes de salir a Madrid se me olvidaron y se quedaron en tierra!! jejeje Menos mal que en breve me los subirán.

A ver si los pinto y subo una fotocuando los estrene.
Hasta entonces!

A.U.L.C.

martes, 10 de abril de 2012

Salidas pasadas por agua

La Semana Santa de este año se puede resumir este año en tres palabras:
agua, agua y más agua.


Lo cierto es que no me ha disgustado lo más mínimo ya que el campo estaba pidiendo a voces un trago con el que calmar la sequía de este invierno, y ha venido toda de golpe, como siempre en Semana Santa. Es una pena por las hermandades que ven cómo otro año se quedan sus pasos en los templos resguardados de la lluvia.
Yo no me puedo quejar, pues aunque me quedé con las ganas de ver salir a "El Dolor" pude disfrutar en el campo de un par de salidas más con el arco.
(los madrugones y la lluvia si es por el campo saben a gloria!!)
Os dejo algunas imágenes de esas salidas. En las que por cierto avisté (o sentí) más de 10 corzos, de los cuales casi puedo tirar a uno que de no ser por que me pasó trotando tras unas corzas a escasos 30m se hubiera ganado el primer tiro con el de poleas.

Con el suelo empapado (incluso embarrado) y con el tipo de vegetación que se aprecia en las fotos, conseguía ver los corzos una vez que me había "subido encima" de ellos (a menos de 10m), es por eso que normalmente al notar algo raro pegaban un par de saltos alejándose de mí. El animal que conseguí sorprender comiendo más alejado fue una corza a treinta pocos metros, que no tardó en clavarme sus ojillos negros, y que ni a modo de práctica conseguí abrir el arco.


Lo que he aprendido estas salidas con el arco en la mano ha sido mucho, incluso me está cambiando la manera de recechar a "modo indio" ya que voy analizando cada huella y me asomo a cada vuelta de mata como si un bicho me estuviera esperando.
Las perdices "de sierra" me han sorprendido por ser siempre las primeras en delatarme y me han servido de medidor para comprobar que al final iba cogiendo el ritmo adecuado llegando incluso a recechar hasta escasos metros a un macho que cantaba encelado en una abierta del monte.



No he sido capaz ni si quiera de abrir el arco a un morisco, pero la satisfacción de estar en contacto con el campo, aprendiendo en cada salida cosas nuevas, es una sensación que me ha cautivado. Este fin de semana, que si Dios quiere me podré escapar a por los corzos burgaleses, veré si con el rifle en las manos, la cosa vuelve a ser como siempre, o me tengo que llevar las flechas...

Hasta la siguiente!
A.U.L.C.

martes, 3 de abril de 2012

Dificultad engañosa...

Ayer por fin pude probar la caza cor arco. Diluviaba cuando sonó el despertador pero yo tenía fe en el hombre del tiempo que había dicho que simplemente chispearía.

Al jefe le ha costado levantarse la misma vida y más tras ver la que estaba cayendo. Y además cuando llevamos casi media hora de coche (sin cesar de jarrear) me propone dar la vuelta y volvernos a la cama!! jejeje Yo tengo asumido que lo mío no es afición, y más bien roza la "enfermedad" pero insistí en llegar hasta la finca a ver si allí el cielo daba una tregua.

Y así fue, llegar a la cancela y dejar de llover fue todo uno, menos mal porque sino el jefe me lo está recordando toda la Semana Santa.
(el agua apenas nos dio un par de horas de tregua)
Nos dividimos y quedamos a las 10h. Al poco de empezar un corzo al que casi piso pega tres brincos y se para a escasos 60m, en ese momento y sólo entonces comprendí lo complicado de la caza con arco. Se trataba de una hembra, pero de haber sido un macho, no le habría podido tirar con el arco ofreciendo un tiro a placer con el hipotético rifle. Un poco más adelante probaba suerte a hacerle una entrada a unos conejos para ir cogiendo practica.

Empezó de nuevo a llover y cambié de zona a una más apretada. A los pocos metros de coger un camino y al girar un gran lentisco, casi literalmente me choco con un corzazo!!! No se quien se asustó más, pero desde luego no me dió tiempo ni a parpadear antes de que se tapase en el monte. Sin embargo no ladró, ni pareció asustarse mucho, así que con un rodeo intenté cortarle el paso por donde imaginaba cruzaría. No conseguí volver a verlo pero descubrí una zona preciosa con innumerables abiertas donde el corzo tenía sus camas y sus escodaderos. Acababa de "localizar" a un nuevo corzo!! De vuelta al coche de nuevo se puso a llover intensamente, y aun levanté de la cama a otro corzo más al que no llegué a verle la cabeza. Vi como salía un bicho de un matón y al acercarme sigilosamente comprobé que una cama reciente de corzo con las pezuñas de haberse puesto depie apresuradamente.

Al llegar al coche el jefe me comenta que ha visto una corza y otro bicho que se le ha levantado de una zarza rompiendo monte.

La sensación de recechar con arco es increible, pero acostumbrado al rifle, es como si te piden que caces a pedradas!!! Tiene una dificultad engañosa...parece dificil, pero es más difícil todavía!!!! jejeje
(con el traje de luces, calado y agotado!!!)
A estas horas el morral y el arco están preparados en la puerta y el despertador puesto a las 06:30h.
Espero (de ilusiones vive el hombre) poder mañana poneros una crónica con fotos de la primera captura!!

Hasta entonces!
A.U.L.C.