Páginas vistas en total

lunes, 30 de julio de 2012

Preparación del trofeo de Corzo

Por temas del "sprint final" antes de las vacaciones no he podido dedicarle ni medio minuto al blog, y eso que tengo nuevas fotos, nuevos lances, incluso nuevo material que enseñar!

Desde hace un tiempo llevo preparando una entrada donde explicar un poco el proceso de la preparación de un trofeo de corzo (como ya hice con el montaje de los colmillos) y al final es más extenso de lo que pensaba, así que voy a dividirlo en tres partes, aquí dejo la primera:

Parte (I):


El primer paso es "pelar" el cráneo. Para esta labor especialmente (para la demás también) es recomendable el uso de guantes de látex, ya que tratamos con la carne cruda y cualquier corte o herida se nos podría infectar. Parece obvio lo que voy a decir, pero con la cabeza congelada (muchos la guardan así) no es posible la operación.

Yo utilizo una navaja convencional, y con paciencia y maña se le va retirando la piel de la cabeza. Una vez que hayamos retirado la piel, procedemos a separar la mandíbula inferior del cráneo. Es una operación sencilla, y cortando los músculos del final de la misma, se puede tronchar y separar haciendo palanca.
(imagen no muy agradable pero muestra cómo debe quedar antes de hervir)

Una vez tengamos el cráneo limpio de toda la piel (entre las rosetas siempre suele quedar algo), y retirada la mandíbula inferior procedemos a cocerlo. Para ello, necesitamos una olla lo suficientemente profunda para que quede sumergido el cráneo hasta las rosetas.

Yo utilizo una olla express (destapada obviamente), y gracias a mi santa mujer y hasta el día en que se canse, los cuezo en la cocina de casa (mucho mejor al aire libre, aunque por otra parte no deja de ser un "guiso" jejeje).


Para este paso hay un truco que recientemente aplico con muy buen resultado. Es echarle una cucharada de polvo de lavavajillas, desengrasa el hueso pero no hace espuma (probé con Fairy y no funcionó...)
El tiempo de cocción es importante, y dependerá del fuego que usemos. Yo los dejo 50-55 min desde que rompe el agua a hervir. Si lo dejamos más el hueso se debilita demasiado, y menor tiempo de cocción dificultará enormemente la labor del descarnado y la limpieza del interior del cráneo.
Una vez cocido, dejamos que se enfríe un poco y empezamos a despojar toda la carne que nos sea posible. Para el interior del morro tenemos que tener especial cuidado pues los huesecillos de la nariz son espacialmente frágiles. De nuevo el material que yo uso es la navaja y un alambre terminado en gancho, que ayuda a dejar el hueso limpio. Debería quedar algo así:

Una vez hayamos conseguido dejar el hueso limpio lo metemos en agua oxigenada de alta concentración (110 vol) OJO Cuidado con este producto que es muy peligroso, de nuevo aquí es más que recomendable usar los guantes.

Hay quien empapa algodones con los que han cubierto el cráneo, a mi me gusta más sumergirlo completamente y hasta los pivotes.
24h después (no más de 30h que si no te quedas sin hueso!) tendremos lo que se conoce como la "primera preparación del trofeo" donde el cráneo está limpio y blanqueado, listo para el siguiente proceso que contaré en la próxima entrada.
Continuará...
Parte (II)

Hasta entonces !