Páginas vistas en total

martes, 31 de enero de 2012

Cuando uno está de que no...está de que no!

Jaime lleva toda la temporada mandándome mensajes los fines de semana a media mañana contándome que ha cobrado más de 40 zorzales hoy, que si 60 el día anterior...Así que cuando me llamó para ir el sábado le pregunté qué cuantos cartuchos me llevaba y obtuve por respuesta: al menos dos cientos...

No me ha hecho falta ni despertador, cuando ha sonado ya estaba en el coche rodando camino de Talavera. Las cosas las había preparado el día de antes, y a petición de Jaime también he echado al coche los rifles para intentar dar un gancho a los barrancos a ver si sale algún cochino.
Llegamos a la cancela de la finca a la vez, aún noche cerrada, y dejando los coches en la casa cargamos el viejo Jeep (que arrancamos con pinzas) y al lío. Hemos decidido dejar el barranco de mejor paso tranquilo para no molestar a los posibles cochinos y colocarnos en el siguiente. Sorteamos los puestos y me toca "nones". Empieza a clarear el día y allí no se mueve ni un alma. Jaime se acerca a mi puesto y me confirma mis impresiones, 
    - Aquí hoy no pegamos ni un tiro. ¿Nos vamos al otro paso?
La verdad es que yo venía con la ilusión de hacer un buena perchita, pero decidimos que el otro paso debe estar parecido, y por dejar tranquilo el barranco para el gancho nos vamos a la casa después de pegarle unos cuantos tiros a los bandos de tordos que coronaban la cuerda en el sentido contrario del paso.
En la casa los zuritos, que siempre andan por los corrales de las ovejas, se llevan un par de tiritos. Un botellín tempranero, un plato de jamón, una caja de séptima que cambiamos por la de novena y decidimos darnos una vuelta por los arroyos a ver si somos capaces de matar algún conejete o alguna perdiz mientras hacemos tiempo a que llegue Tomás con los perrillos.
El campo está precioso, no sé cómo se presentará de seco este año pero desde luego ahora está para disfrutarlo. Algún zorzalillo se arranca del arroyo que vamos cazando cada uno por un lado. Más tarde es un conejo el que se lleva un par de tiros. Una urraca, otro zorzal. Tomás nos llama diciendo que está en la casa y hacia allí volvemos. El resultado del paseito ha sido de un par de conejetes, otro par de urracas, un tordo y tres zorzales.
Ya en la casa Tomás y Jaime deciden la colocación de cada uno, y finalmente Nacho se coloca en el barranco de atrás, yo me voy al barranco del medio y Tomás y Jaime se van a ir con los perros: Uno a media ladera y el otro por la cuerda.
(La recova, con tres perros buenos y "Copito")
Tomás me coloca y me explica las zonas que debo cubrir. Llego al sitio, un bolo de granito en un cerrete en medio de una gran "hoya". El lugar es precioso, pero lo primero que me llama la atención es que en cada mata hay tres zorzales!!! Está plagado!! Jaime me llama por teléfono y lo primero que me dice: 
    - Vaya error hemos tenido!! Esto está lleno, mañana hay que ponerse!!
Al poco de colocarme ya escucho el latir de los perros a la volcada del laderón que tengo en frente. Un par de tiros cortan el ladrido de los perros.  Al poco otro disparo. 
No estaba yo muy convencido de la ubicación en la que estaba ya que no podía controlar un paso que tenía abajo en el arroyo a mi derecha, así que mientras me movía buscando un apostadero mejor, el crujir de unas ramas me ponen en alerta. Diviso por la parte alta del pecho de mi izquierda una piara de cochinos comandados por uno enorme que los lidera unos metros más adelante. La posición en la que estoy no es la buena (para qué me habré movido!!) Pero lo tengo que intentar. Apoyado en la vara voy siguiendo al primero y cuando me parece tenerle en la cruz le corro un poco la mano y PAPUMM. Al tiro el cochino acelera su carrera ladera abajo y los demás lo siguen como pueden. Corro hacia arriba del cerrete para ver si desde allí domino el paso por la ladera de mi espalda pero al llegar al bolo de granito solo acierto a escuchar a la pelota pasar tapados por las copas de los árboles pero sin conseguir ver nada. Me cago en la leche!! Si me hubiese quedado en la piedra... seguramente los hubiese podido tirar más de una vez y con más tiempo!! Decido quedarme esperando a ver si se mueve algún bicho más. No tengo claro del todo que lo haya fallado, pero desde luego ha seguido corriendo como un cohete.
En el pecho de enfrente veo algo moverse, me preparo. Escucho un ruido extraño. Al poco y encima de un tremendo bolo de granito observo cómo dos zorros se pelean. Qué espectáculo!! Vaya paliza se están dando uno a otro. Están enzarzados cómo en un único ovillo. Los meto en el visor (estarán a unos 140m) pero el bolo hace viso y decido simplemente asistir como espectador. Al poco uno de los dos salta de la roca huyendo de los bocados del que quedó sentado coronando la piedra.
Aparece Tomás con los perros por el viso. Jaime también por la cuerda de mi izquierda. A voces les explico dónde he tirado y por donde se han marchado y los perrillos parece que no tardan en coger el rastro. Tomás me dice que no encuentra sangre, así que lo doy por fallado.
De nuevo veo moverse algo en el testero de enfrente. Un zorro sin dejar de mirar a los perros va escabulléndose poniendo tierra de por medio, está lejos, pero en una de sus paraditas. PAPUMM. Una polvareda envuelve al animal mientras corre torpemente ladera abajo mordiéndose las espaldas, ese ya va a dejar de hacer de las suyas. No sé cómo lo hago pero siempre ando más fino con lo que menos me importaría fallar!
Pasan los perros y siguen hacia el barranco donde está Nacho (que ya ha tirado también). Jaime me avisa que esté atento por si volvieran los cochinos sobre sus pasos.
Dicen que todo cazador llega a tener dos o tres perros buenos de caza a lo largo de su vida, pero sólo uno es irrepetible. Este es el caso de "Copito" un mil-leches que se encontró Tomás un día que llevó a casa, y desde entonces ha cazado con él. En su sangre debe haber bastante de Jack Rusell, pero poco más se puede adivinar. Luce cicatrices desde la nariz hasta el rabo y a sus espaldas lleva unas cuantas operaciones. Con más de diez años sigue hecho un "mozo" y han perdido la cuenta de los cochinos que le "han matado".
Me hizo gracia cuando lo vi aparecer por la ladera de enfrente (cazando de vuelta) y rastreando el zorro moribundo hasta su guarida. De repente y al llegar al arroyo pegó dos ladridos secos: Ay.. Ay! Coño!! A ver si va a tener un cochino parado. A través del visor y entre las copas de los acebuches distinguía a ver el perro ladrando a un matón. Claramente allí tenía algo parado. Jaime me llama por el móvil y me dice que si tengo al Copito ladrando a parado que le entre que seguro que tiene un guarro delante.
Me acerco rápidamente intentando no hacer ruido y con el aire de cara para que el guarro no rompa antes de llegar yo. Consigo acercarme entre el monte a poco más de 50m y aunque al perro medio lo veo no consigo ver más. Mientras llego a una posición para dominar la salida del cochino aparece en escena otro de los perros de Tomás, un gran podenco que viene a la llamada de copito. El guarro al verse apretado por este salta del encame y se viene como un toro hacia mí.
Todo paso en tres segundos: Uno...el guarro se lleva por delante a Copito que sale volando por encima de las carrascas. Dos...me encaro el rifle buscando el corpachón del cochino que al verme gira a escasos 10m ladera arriba. Tres...el guarro desaparece seguido por el podenco y no me da opción a tirarle.
Salgo corriendo tras el cochino pero el monte está alto y además pronto vuelca hacia la umbría. No entiendo qué me ha pasado...¿porqué no lo he tirado? lo he tenido metido en le visor un segundo...lo cierto es que aunque había tomado la precaución de poner en 2,5 aumentos el Khales nada más que veía pelo!!!  Me he quedado como bloqueado, o quizás no he quitado el seguro...No sé muy bien lo que ha pasado.
Cuando vuelvo al puesto Tomás está allí. Le cuento cómo ha sido la historia, el vuelo por los aires de Copito...y a la negativa  de si Copito había seguido al cochino latiéndolo cambia el rostro de Tomás a preocupación.
Nos acercamos al encame del cochino en busca del perro, no está. El cochino sin ser enorme era bastante hermoso (yo le calculo unos 70kg) y por la forma de actuar seguramente fuese macho.
(El "camión" de la rehala)
En el coche vamos llamando a los perros para recogerlos. Al rato aparece Copito para alegría de Tomás. Rápidamente comprobamos que viene renqueando y al cogerlo descubro que tiene una hernia en el abdomen (del tamaño de huevo) con una raja importante. Tomás está hecho polvo...
   - Me cago en la leche!! esta vez viene muerto el perro...viene muerto...
(El artista, con las "heridas de guerra", regresa al coche)
Cargamos a los demás perros en el clio y salimos zumbando para la casa. Una llamada a la clínica de urgencias y tras dejarme en la casa con  los demás perros coge a Copito en brazos y sale zumbando al veterinario. Yo me había quedado bloqueado del rápido e inesperado lance, y ahora imaginaba la posible pérdida de Copito en su último lance con un cochino al que yo no había conseguido ni tirar...ciertamente es una sensación amarga...
(Nacho y Elena con la cochina que cobraron)
Jaime apareció en la casa pasados unos minutos ya al corriente de la situación y aprovechó para decirme que habían cobrado 4 cochinos en total y también ( por qué no decirlo) que yo había sido el único que no había conseguido cobrar ninguno!! jejeje
(Resultado del gancho)
Al día siguiente por la mañana (Domingo) Jaime me llama de nuevo con ese tono de cachondeito constante que se gasta con un servidor...
   - Ahora te mando una fotito con el móvil....estoy tirando desastrosamente...pero llevo ya 28! te dejo que siguen entrando...
(Beeper con la percha de zorzales que llegó a 41)
 (Fotos enviadas por Jaime el domingo)
Este año no se qué es lo que me está pasando pero tengo un gafe importante...y pensaba que era el rifle, pero esta vez me llevé el 270, así que no puede ser eso!
Espero que la siguiente cambie la suerte y pueda por fin cobrar algo, sigo pensando que toda la suerte se me está acumulando...tal vez para la siguiente?!
 
A.U.L.C

jueves, 26 de enero de 2012

El cochino más inesperado...

4 de Enero; Llamada del "tito Jacin" (Jacinto Berdaguer) diciendo:
   -Joselito, te llamo, porque está usted convocado para el día 19 en Yunquera, lo de Plácido, este año no hay cachondeo, pero nos vamos a ir el día de antes a dormir a la casa Perico Carrasco, "er Zofio", Rafalito y tú, que verás que vamos a echar un rato bueno.
   - Bueno muchas gracias, voy seguro!
Llegamos a la finca y ya estaban todos los que dormían allí. La casa impresionante, con muchos apartamentos y muy bien acondicionada.

En el salón, “Saboni” afinando la guitarra mientras los demás toman un vinito. Nos unimos al grupo y nos sentamos a cenar (una cena magnífica por cierto). Mientras Perico Carrasco me enseña el  cochinazo que mato "Periquín" el otro día (tiene 10 años) le digo, pues yo en mi vida he matado un cochino con boca en montería, a lo que me responde, te vas a tener que venir conmigo Joselito….

En el salón, con un gran puro y un gin-tonic, pasamos un rato muy agradable entre cantes y chistes. A las dos nos despedimos y a dormir, que al día siguiente la cita era a las nueve.
19 de Enero, jueves: Salgo de la habitación como un marqués, a las 9:30…. Ya casi todo el mundo estaba allí. Me preparo un pedazo mollete de Antequera con zurrapa de lomo y mi cafelito y ya tengo medio día echado….jajaja
Jacinto nos pide a Rafa, a Juan y a mí que no pusiéramos en la mesa del sorteo para apuntar las armadas. Me nombran. Cojo el sobre y….. 1 de GUARTE,  postor Rafa Escalante. Le pregunto a Rafa qué tal es?? Y con la cara me lo dijo todo… es un puesto muy cerrado en la cuerda tienes para tirar un portillo….
Me llevo la escopeta y el rifle, y subimos un ratillo por una vereda. Al llegar al puesto veo un testero a 180 o 200m y le pregunto
   - ¿allí puedo tirar?
   - Sí claro, pero en ese monte no vas a ver nada. Suerte!

Saco el rifle y la escopeta que apoyo en un malla que tenía. Pasaba el tiempo y allí no se escuchaba un tiro, alguna ladra suelta, y por las emisoras los perreros hablaban que no había mucho. De repente un gran ladra con muchos perros en un agarre en un llano. Un gran navajero y encima colorao, (ya que en esas fincas los cochinos son medio cruzaos.)
Empiezan a entrar los perros por el barranco de mi puesto. Las mirlas y los zorzales me encogían el corazón pensando que iba algún bicho, pero nada. Los perros cazan el barranco muy bien y no sale nada. Ya de vuelta los perros y yo con ninguna esperanza empiezo a mandar email de trabajo y hablar con un cliente para cerrarle una boda, cuando de repente escucho algo en el testero. Me levanto de la silla y veo un cochino de gran tamaño bajar. Me pongo poco un flan, apoyo el rifle en el "hinco" de la malla, que por cierto estaba a la altura perfecta, lo apunto bien y PUMM, el cochino se mete en el arroyo. A tomar por c... no le he dado! cuando de repente veo que sigue andando pero muy lento y con una pata a rastra… PUMM lo fallo, sigue algo más ligero y cada vez más lejos, se para totalmente PUMM, y cae de espaldas!!

Van llegando perro ladrando y antes que llegue el primero, veo que aún se mueve PUMM ( por si acaso). Ole mis cojones!!!
Los perros se lían a morder y aunque no sabía lo que era hacía un gran bulto incluso se veía entre el monte mejor que los perros. Llega el guía a mi puesto:

   -¿Ha tirao usted?
   - Sí, he matado un cochino.
   - ¿Es muy negro? 
   - Y muy grande!
   - Pues hace una semana lo vi "jolo" comiendo bellotas, si es er mismo, es un gran cochino, siempre va a tos laos "jolo" ... ( el habla de Yunquera es ají).
Yo deseando de que terminara para ir a marcarlo… Rafa por la emisora, me dice que viene a recogerme, y yo le digo que voy a marcar el cochino. Dejo las cosas en el puesto, cojo la cinta para marcar y mi precinto.

Después de muchos ay! ay! (por los pinchos de las aulagas) llego al cochino y se me puso una sonrisa de oreja a oreja (que después de una semana no se me ha quitado) al ver ese pedazo de guarrazo y los colmillos que tenía. Madre mía! No me lo creo… le hago fotos y nerviosito perdío me pongo a llamar al resto para contarles el guarrazo que había matado.
Cuando estoy llegando al puesto están Rafa Escalante y Rafa Ariza y me preguntan qué tal??A lo que les respondo: una guarra muy grande….
Cojo las cosas y empezamos a bajar. A mitad del camino les enseño la foto….

   -¿Esto es de hoy? Anda, no me lo creo!!! Coño vaya un guarrazo!

Llegamos al coche y de camino a la casa paramos a ver el cochino colorao que agarraron los perros.
   -¿Qué cochinazo no? El tuyo es más pequeño que este? Me pregunta el Ariza,
   -No será más grande...¿ verdad?
   - Sí tío sí…
Llegamos a la casa y allí era yo el ídolo de todo el mundo. Comimos y fuimos a sacar el guarro. Después de una hora lo montamos en el rhino y para la casa.

Todo el mundo esperaba al gran cochino. La gente flipó y después de hacernos las fotos pertinentes le corte la jeta, la metí en el coche y destino a casita muy feliz y con la temporada hecha...

J.T.S-R

lunes, 23 de enero de 2012

El Revuelco

Las monterías que comienzan un día antes y terminan uno después suelen ser las más divertidas. Este ha sido el caso en "El Revuelco".

El Viernes por la noche después dejar a los enanos repartidos por ahí llegamos (no sin habernos perdido un par de veces) por fin a la casa sobre las 22:00. Una cena agradable seguida de una amena tertulia alrededor de la chimenea con un gin-tonic ponen fin a un Viernes agetreado y nos vamos a la cama con la ilusión de mañana y con la "emoción" de saber que uno va a dormir más de 6 horas seguidas!! jejeje

La cita es a las nueve, y la gente va apareciendo puntualmente y en torno a la mesa del desayuno se van haciendo corrillos. Enero, día 21 y el desayuno en la calle con un solecillo agradable que poco refleja la época en la que estamos. Se va a sortear por armadas, y al rato empiezan a llamar a la gente. Los que vamos quedando para el final aprovechamos para dar cuenta del bizcocho casero que está buenísimo!!

María, que me ha acompañado esta vez, está encantada con el día, y cuando nos confirman que el "6 del Guijo" no está en la humbría aun más!
Paco, Fer, Goni, Natalia, Jesus, Jaime, Toni, y Borja son los que componen la "armada invencible" y a posteriori se puede decir que de los bichos que asomaron por el testero de en frente de la armada...pocos se fueron de rositas.
(La armada invencible)
Sobre las 11:30 de la mañana Jesús nos deja en el puesto y nos explica por donde tienen la querencia las reses y donde están los puestos más cercanos. La primera impresión es la que cuenta, y a mi la verdad es que me encantó. Toda la humbría del barranco grande de delante corona en un alto donde el monte se diluye un poco hasta llegar a un camino, tras el cual hay una abierta importante antes de la siguiente mancha de monte. El puesto está justo en el camino, y aunque las curvas del mismo no me dejan ver todo el paso, sí que se puede "controlar" bastante la posible huida de las reses.
(Con este día sí!!)
Una vez más el rifle que me acompaña al puesto es el express, que a parte del día que cobré la cochina no ha vuelto a oler a pólvora. Nada más soltar los perros empiezan a correr las reses y el puesto de mi derecha cobra una cierva. Al poco un arroyón de monte seguido de agudos latidos directo a mi puesto me ponen en guardia. Salta al camino un horquillón de cuerpo enorme al que le suelto un castañazo sin cortar pelo. Al pasar por la abierta que tengo a la espalda va seguido de cerca por varios perros así que decido no secundar el disparo. Primer lance mañanero...cero pelotero! Los perros a la vuelta de la carrera de la res levantan un par de pepas a las que entre un par de acebuches les suelto otro recadito, al parecer también sin éxito. Al poco son unas corzas las que cumplen a mi postura. No ha pasado ni media hora y esto promete...Cómo serían de buenas las expectativas que me acerco al morral...2, 4, 6...18, 20 y 22...no creo que me vaya a quedar sin balas!! jejeje

La montería va transcurriendo con normalidad. Alguna que otra corza se deja ver por la abierta situada a la espalda del puesto. Se escuchan lances de cuando en cuando y por lo general de tres o cuatro tiros. En uno de esos lances, y para nuestro sobresalto, escuchamos la bala volar y el sonido cada vez más cerca. En décimas de segundo y por instinto nos cubrimos la cabeza para comprobar cómo saltan unas piedras del camino a nuestros pies. Aún con el miedo metido en el cuerpo y con cara de sorpresa me acerco a las piedras para encontrarme la punta de la bala!!!! Con la que por cierto me achicharré los dedos ya que venía calentita.
(la bala recién "cobrada")
Siguen escuchándose los tiros abajo en la humbría, y las reses que llegan del barranco no terminan de romper a lo abierto. Un par de venaos seguidos por un perrillo se paran justo delante del puesto. Les veo el pellejo entre el follaje, pero los perreros vienen detrás y después del susto de la bala...no está el horno para bollos.
(Sin abrigo ni zahones y con la abierta al fondo)
En una de las ojeadas al llanito de mi espalda veo una cierva que zorreada anda por la otra orilla del monte. Está lejos pero lo intento y a pulso le suelto un pildorazo al que ni si quiera reacciona. Se me tapa no dándome opción a intentar un segundo disparo.
La montería va llegando a su fin, y los perreros aparecen por mi espalda (por la abierta). Vienen hablando de un gran cochino que han cobrado en el barranco de atrás, y al llegar al puesto me preguntan qué tal me ha ido la cosa. Les comento que al estar aireando las reses no deciden romper y que a buen seguro tengo alguna delante que seguramente salga al entrar los perros.
(Recogida de las reales a su paso por mi puesto)
No he terminado de decirlo cuando un arreón de monte lanza a todos los perros a la carrera. Los dos venados de antes se había echado delante de mi puesto, con la mala suerte que al entrar los perros han vuelto sobre sus pasos hacia la humbría. Unos metros más adelante los perros levantan dos buenos cochinos próximos unos de otros que también enfilan barranco abajo buscando la humbría. Con los tiros de fondo a esas últimas reses termina la montería.

Tres lances fallados ocho corzas vistas y una bala en el bolsillo es el resultado con el que me presento en la casa. La gente por lo general ha hecho carne. Un venao, un par de pepas este, un cochinete el de más allá. La verdad es que tan sólo en la "armada invencible" se han podido pegar más de 100 tiros, y al menos una docena de bichos han pagado los platos rotos.

Es el momento de echar unas risas y aprovechar que Goni ha fallado un cochino (al que por cierto le ha soltado cargador y medio) y Natalia tras un certero disparo le ha "cortado unos pantalones" a medida!! Esto puede ser de mal gusto, pero hay que aprovechar cuando una escopeta fina "tropieza" para darle cerita ya que el resto de las veces es al revés!! jejeje
(la armada, más finos con la cuchara que con el rifle)
Cuando el sol se pone nos pilla ya en la mesa sentados dando cuenta de un guiso de venao buenísimo. Cómo estaría que hasta María se ha embuchado un segundo plato!!
(De lo mejor del día: el guiso y la bala)
Llegan las reses a la junta y no contentos con el cachondeito del fallo de Goni, le decimos que el cochino en cuestión es un berraco impresionante. La cara del dichado cazador es un poema!!! Incluso "entregao" accede a hacerse una foto con la autora del "desaguisado" y con el supuesto cochino. Cuando se entera de la verdad su gesto se alivia un poco y es el de Borja el que se descompone por ver el pedazo de cochino que se le ha escapado!!
La montería se ha dado muy bien, llegando a la casa un total de 32 reses entre las que cabe destacar el magnífico cochino con el que Goni pasó el mal trago.
(los tres protagonistas de la montería)
Nosotros nos hemos vuelto a Madrid (esta vez sin perdernos), pero a la par que nos despedíamos llegaban a la casa un grupito flamenco con el que iban a seguir animando la tarde.
Ya van quedando menos monterías este año, y sigo sin estar fino, a la vista la siguiente será en Febrero, por tierras burgalesas. Esperemos que para entonces haya podido hacer puntería.

A.U.L.C.

viernes, 20 de enero de 2012

Grabado en video

Una fotografía es el recuerdo gráfico más frecuente y gracias al cual podemos recordar mentalmente una historia o un lance de caza. Dificilmente se puede conseguir guardar el recuerdo de un lance en forma de video.

Pues bien, el pasado día siete de Enero yo tuve la suerte de que mi vecina de puesto (Lucía) grabase un video con el iphone que ayer recibí. Perdonad por la calidad del video donde si bien no se ve mucho, se escucha perfectamente el desarrollo del lance y por eso me parece interesante.


Desde el puesto de Sergio (padre) se ve el llano que había entre los puestos y la pequeña abierta donde estaba colocado mi puesto. Desde lejos vieron venir a la res y aun pudiendo tirarla la dejaron pasar por si, como finalmente ocurrió, pasaba por mi postura ya que yo no había podido tirar. Eso es un vecino de lujo!
El lance finalizó con la pieza cobrada a pesar de la falta de "confianza" en el tirador por parte del cámara, jejeje.
Gracias Lucía!
A.U.L.C.

martes, 17 de enero de 2012

Paseo de Domingo

Las tardes de Domingo suelen ser por lo general "tristes" y la hoy tampoco parece una excepción. Sin embargo nos vamos a comer y pasar la tarde con los enanos al campo


 (este año la temporada setera ha sido un desastre,
 alguna seta de cardo Pleurotus eryngii tardía )
Antes de comer hemos ido a dar un paseito, y Javi ha sacado su nueva adquisición, un Rampage (arco de poleas) puesto finísimo a 63 lb y con el que la población de conejos de la finca se está viendo mermanda!

Hemos hecho un par de asomadas en los barrancos, y aunque ha habido un par de laces (ciertamente complicadillos) no ha habido suerte esta vez.
(el tiro se fue un poco alto)

Después de comer nos hemos dedicado a revisar los comederos y a cebar con un par de "victimas" de por la mañana a los zorrunos de la zona con la esperanza de que alguno se despiste y con el que poder estrenar el arco de una manera más seria.

Colocamos el tree stand y preparamos un poco el puesto. Mientras comprobamos con emoción que se han comido el cebo del día anterior.

Al final María los enanos y yo nos hemos vuelto a casa prontito, mientras Javi terminaba de colocarle la pila a los "pins" del arco y se encaminaba hacia el apostadero. Me ha prometido que en cuanto consiga la captura me mandará unas fotos y un pequeño relato para subirlo al blog. Hoy por lo menos frío va a pasar un rato, eso es afición!!

A.U.L.C.

jueves, 12 de enero de 2012

Montería en "El Fresnillo"

Aunque tenía planes para subirme hoy a Madrid, finalmente nos vamos mañana, así que in extremis me apunto al plan que Sergio me había propuesto: Nos vamos de montería a "El Fresnillo".
Talo y Nico me recogen en casa y juntos nos vamos a la venta La Cartuja, donde hemos quedado. Una vez más llegamos los primeros (hay que ver lo puntual que estoy este año) La gente empieza a llegar y pasado unos cafés y unos anises se sortea. Me toca el 6 del río. Una traviesa que divide la finca en dos.
(A Ntra. Señora de los Santos le pedimos que salga todo bien)

El puesto a priori me encanta (la zona la conozco de haber cazado en berrea hace un par de años y recuerdo haber pensado lo bonitos que serían los puestos del río) allá que voy!
Sergio pade está puesto a mi derecha en una piedra alta al otro lado de una abierta que nos separa. En el pecho de en frente, al otro lado del río y a unos 500m veo colocarse a Sergio con Piti.
 (Mi puesto con el laderón en frente donde estaba Sergio)
La suelta se produce en la abierta que me separa del Sergio padre, y al poco de producirse, salen corriendo varias reses del monte pero sin darnos opción a tirarlas. Hoy cazamos sin cupo, a excepción de los corzos (que se están cuidando con esmero en los alcornocales), tenemos orden de darle duro a lo que se presente. Es por eso que la carrera de una cierva por el mencionado llanito de mi derecha hace sobresaltarme pero es mi vecino quien le suelta un par de tiros a la carrera.
(Abierta a con el puesto de Sergio padre al fondo en la cuerda)

La montería se va desarrollando según lo previsto, es increíble la labor de los perros pues debido a lo apretado del monte tan sólo los puestos que tienen los perros delante cazando son los que hacen sonar sus armas. Los del cierre situados a mi espalda están pegando más tiros que en la guerra!! Pasado un rato veo como en la ladera de enfrente los perros se le van acercando a Sergio al que le van entrando las reses apretadas por estos. Con los prismáticos veo el lance de un venado que consigue abatir. Al poco una cierva. Mi puesto sigue sin movimiento y pocas expectativas tengo hasta la llegada de los perros. Otro bonito venado le entra a Sergio por la cuerda, y tras soltarle un par de tiros sale corriendo para intentar cortarle la huida (después me comenta que lo perdió de vista desde el puesto). "Currito", el teckel de pelo duro que más de una vez nos ha resuelto la papeleta, va con él y al llegar a donde lo ha tirado coge el rasto y Sergio lo suelta para ver si da con el venao. En ese momento comienza una "nueva montería" para los tres puestos que cerrábamos la huida por el norte de la mancha. ¡¡La que puede liar un perro tan chico en menos de una hora!!

Al rato Currito empieza a latir y aunque en un principio pensamos que se trata del venado, un par de ciervas salen del chaparral dirección al puesto de Sergio, el cual consigue hacerse con las dos. A los pocos minutos otras dos ciervas, estás toman camino del río y Sergio padre consigue matar una. Un venao baja el laderón delante de Currito con cierta dificultad, Sergio padre lo remata (más tarde confirmamos que tiene dos tiros y que era el que Sergio había pinchado).

Nada decidía romper por mi postura pero estaba echando un día de campo magnífico disfrutando de un montón de lances en directo. El ruido de un par de perros a mi espalda me pone en alerta y al poco un arreón de monte me confirma que un cochino se ha levantado a pocos metros de mí tomando dirección a la cuerda y por tanto alejándose. Una pena, pues no debía estar encamado a mas de cien metros de mi puesto!

Hace un rato que he dejado de oír a Currito y la siguiente vez que lo escucho es metido en el cauce del arroyo, se ha bajado el laderón y parece que con un latir intermitente se dirige hacia donde estoy. Mientras observo la carrera de una cierva por el laderón de en frente escucho un grito de Sergio padre: tíraloo!! a tu izquierdaaa!!
Tardo un rato en relacionar que el único vecino de Sergio soy yo y que los gritos son para mí. Rápido vistazo a mi izquierda veo parado de frente a un vareto malo a poco más de 30m. Encararme el rifle, quitar el seguro y tirar, todo es uno. Al tiro el bicho no reacciona, y al cerrojear me ve y sale a la carrera. Para colmo el rifle se me encasquilla pero acierto a sacar la bala con la mano y recargar para un par de metros antes de taparse volver a tirarlo. He visto que le he pegado en el codillo pero el vareto ni se ha inmutado. Dejo de escucharlo a la volcada de un cerrete.

¿Cómo he fallado el primer tiro?? Seré paquete??!! jejeje Vuelvo a recomponer los hechos y compruebo que un majoleto se ha interpuesto en la trayectoria de la bala a poco más de dos metros de la boca del cañón. Por otro lado si no hubiese estado el arbusto seguramente me hubiese visto el animal y no lo hubiera podido tirar...

La montería va terminando, pero una ladra sigue infatigable. Se trata del cochino que han levantado tras de mí. A estas alturas hay un perrero en mi puesto y por la emisora escucho que los perros lo tienen parado. Lo han cogido un par de veces pero se ha conseguido zafar y no son capaces de agarrarlo definitivamente. La ladra, que prácticamente ha recorrido la mancha entera, parece que vuelve sobre sus pasos, y el perrero me apremia para que me asome a la caja del arroyo. "chaval prepárate que esa vuelve para acá". Le pregunto que por qué sabe que es cochina y convencido me dice que lo ha tenido cerca y que no "apesta" y que además si hubiese sido macho ya le habría plantado cara a los perros produciéndose con seguridad un agarre. Mientras conversamos la ladra está mas y más cerca hasta que el perrero me jalea diciendo "ahí la tienes!! prepárate en el clarete entre esos acebuches" Dicho y hecho a los veinte segundos una mole de cochina cruza por donde ha vaticinado el perrero, debe estar a algo más de 100m pero no la tiro, lleva un perro pegado al rabo, y no me quiero arriesgar. El veterano perrero con una sonrisa me dice, has hecho bien, a ver si el de tu derecha tiene más suerte.  Pero más de lo mismo le sucede a Sergio y la cochina consigue salirse de la mancha con un par de perros prácticamente encima. El perrero sonriente se vuelve una vez más y me dice, "esa es una marrana de matrícula". Se ha encontrado un desmogue de venao que me regala (a ver si hago algún enrede con el).
La montería se acaba y aprovecho para acercarme a pistear el vareto. Hay mucha sangre pero no doy con el hasta al menos 50m desde el tiro. Lleva el tiro en el codillo, no sé cómo ha podido correr tanto.

Me hago un par de fotos, y en un ataque de ¿borriquismo? decido cargar el bicho para acercarlo hasta el río. Qué paliza!!! Pero al final más por cabezonería que por otra cosa consigo llevarlo hasta un carril a donde pueda llegar el coche. Aparece Sergio padre, y me pregunta que qué me pasa (llevaba una sudada importante y me faltaba el aire!) le explico que he bajado el bicho. "¿Lo has matado?! Hombre me alegro! pensábamos que se te había ido".

Ya en la casa la gente está dando cuenta de unos garbanzos con tagarninas buenísmos y nos unimos a la mesa. La gente está contando sus lances.
 (Unos buenos garbanzos con "El Picacho" de fondo)
Nico no ha tenido suerte, Talo ha matado un venao y Sergio nos cuenta que se ha puesto las botas: dos venaos y tres ciervas. Uno de los monteros comenta que ha llegado a contar hasta 52 lances diferentes y unos 140 tiros... El que estaba en la cuerda detrás mío ha pegado veintiún tiro, y a Sergio le ha sobrado una bala de la caja!! Casi todo el mundo ha tirado pero a la junta de carnes no llegan muchos animales.
 (Sergio haciendo de arriero, al fondo Piti, Currito y Talo)
Al final se nos echa la noche encima y una candela nos ameniza un poco la espera de las reses pues el termómetro está bajando en picado!.

A la junta llegan un par de cochinetes, siete ciervas, dos varetos pequeños (uno el mío), una gama y siete venaos, para hacer un total de 19 reses que está muy bien aunque la media de tiros no sea la mejor! Cómo anécdota, de los siete venaos hay dos deformes con un cuerno, uno de ellos con dos cuernos y una pequeña roseta en el testuz, curioso trofeo desde luego.

Y el vareto que he cobrado yo tiene cómo dos pequeñas puntas que le salen de la roseta ¡hacia atrás!?

Ha merecido la pena retrasar el viaje a Madrid puesto que he podido estrenar el "casillero" de reses con un bonito lance y además haciendo una buena gestión de selección.

La siguiente salvo improvisto será en Talavera, así que hasta entonces!
A.U.L.C.

miércoles, 11 de enero de 2012

En "El Cubo" a zorzales

A las 7:00 me pongo en marcha, aprovechando que el enano se ha puesto a llorar y nos ha despertado. Las cosas ya las tenía preparadas, así que sólo tengo que pegarme una ducha y cargar el coche. Aunque la cita es a las 08:30, desde pasadas las 8 estamos Juan y yo tomándonos una tostada con zurrapa y un café en el "café-bar Venecia II" del Cuervo.

Al poco van apareciendo los demás y cuando estamos todos nos vamos al Cubo. Una vez allí hacemos el reparto de equipos y de puestos. En mi equipo vamos Juan, Goni y yo.
El día aunque con algo de frío aún promete solecito y buena temperatura. Ya en los puestos veo que mi vecino de la derecha, es Carlete y que está acompañado por el "gerente jr" Paco. Empiezan a entrar los zorzales y a sonar los tiros. A mi izquierda Juan ha conseguido bajarse los dos primeros que le han entrado.
Parece que yo vengo igual de fino que el otro día...no le pego a un cerro!! Amaina la entrada de zorzales y salimos a cobrar. Yo acabo rápido, solo uno ha tocado tierra. Carlete a mi izquierda ha tirado muy bien y ha matado siete. Un par de tiros seguidos de un vocerío nos llama la atención.
Que me la he cargado!! Una gallineta!!! Ole yo!! 

Mientras está cobrando en el arroyito los perros se la han levantado de los tarajes. Qué tío con más suerte!!! Total que nos hacemos un par de fotos y al lío.
En un par de posturas más sigo con el punto de mira regular. Apenas cobro media docena de los más de veinte que he debido cobrar. Un desastre vamos...pero esto es lo que tiene la falta de práctica!

A media mañana hacemos una parada, sacamos las cestas y las botellas, y damos un descanso a los perros.
Toca cambiar de escenario y nos vamos a La Guillena. Vamos a probar un arroyo donde Paco cree que debe de haber unos cuantos pájaros.
(Vigilarás con esmero al que lleva el lapicero...)

La jugada resulta y todo el mundo pega unos cuantos tiros. Los puestos están en la siembra pegados al arroyón lo que hace que de los tres que he matado caigan uno en la siembra al otro lado de la gavia, otro en la gavia en medio del zarzal, y otro a mi espalda en el sembrado. Este último lo cobro sin problemas e intento animar a Boga para que se meta en el arroyón a ver si da con el de las zarzas. En eso estoy cuando el borde de tierra se desmorona y pego un culazo en el suelo para terminar cayendo al zarzal que cubre el arroyo. Anda que la he liado buena!! Aprovechando que estoy abajo intento dar con el zorzal pero resulta imposible, así que decido salir por el otro lado para cobrar el tercer pájaro. En esto caigo que estoy en una gavia entre zarzas y tengo que subir por una pared prácticamente vertical de unos 3 metros, sin nada donde agarrarme. Empujo a la perra que consigue salir al otro lado. Decido llamar para que vengan a ayudarme pero no tengo cobertura, así que a voz en grito llamo a mis vecinos para que me vengan a ayudar, pero no hay respuesta. Así que me toca apañarme solito, y a duras penas y tras más de veinte minutos consigo salir del hoyo y finalmente cobrar el zorzal del otro lado (lo que hay que hacer para cobrar un pájaro!!)
 (Juan en el puesto de al lado)
En el siguiente puesto vuelvo a fallar estrepitosamente un par de ellos "a huevo" pero consigo entacar uno y otro alicortado se ha echado en un acebuche cercano, así que me acerco a intentar cobrarlo con Boga. Un par de zuritas me pasan por la cabeza y consigo bajar una. La perra que la ha visto caer corre hacia ella pero de camino se para en unos cardos de muestra.

Me da tiempo incluso de sacar la cámara del bolsillo y hacerle una foto. Le achucho y un conejo sale a la carrera por el filo de la siembra. Con un bonito disparo lo hago rodar. La perra me lo trae encantada, y retomamos el cobro de la paloma (el zorzal al final no lo cobré).

De vuelta al Cubo damos una última zona que sale regular, pero yo sin embargo he conseguido matar los dos que me han entrado. Cobrando el segundo de nuevo la perra está de muestra, pero está vez el conejo no me da tiempo más que de pegarle un tiro casi intuitivo mientras volcaba un montón de grava. Boga ha salido tras él, y unos segundos después aparece con el conejo en la boca, ésta perra es una fenómena!!

Ya en la casa hacemos recuento de los zorzales que hemos cobrado entre todos. Han sido 132, una becada, una zurita y un par de conejos.

Pepe,que se había venido a la casa, lleva preparando desde hace un rato un arroz para quitarnos "el sentío" aunque ya son casi las cinco de la tarde y Juan y yo nos vamos zumbando a ver si llegamos a la cabalgata de los reyes que se lo hemos prometido a las enanas.
 (Resultado variado de un día poco fino)

Así que otro día divertido con los amigos, en el que casi batimos el récord y el que además hemos conseguido una de las especies más complicadas de la caza menor, la gallineta (como se conoce a la becada en estas tierras del sur).

Pasado mañana cambio de nuevo la de dos caños por el cerrojo, además aquí cerquita, én Alcalá de los Gazules, así que a ver qué tal se da!

A.U.L.C.