Páginas vistas en total

lunes, 21 de enero de 2013

"Coliflores con bechamel" : El Revuelco.

No es una receta de cocina esta entrada que comienzo! El por qué he querido titular así este post tiene su explicación:
El pasado mes de Diciembre, volvía a casa de Jaime a disfrutar de otro día de montería en El Revuelco. El agradable plan de llegada se repetía una vez más. Esta vez nos dieron para cenar unas coliflores con bechamel riquísimas, y comenté a Jaime que ese mismo día había soñado con que mataba un navajero y comía coliflores con bechamel. Las risas y el cachondeito general fueron la comidilla de la tertulia de la cena, a lo que yo insistía que al día siguiente veríamos si tenía razón o no!

El desayuno siempre se me pasa volando esperando el sorteo, pero además esta vez estuve echando una mano así que aún se me pasó más rápido el tiempo hasta que estaba subido en el coche camino de los puestos.
(vista del puesto hacia la izquierda)

(vista hacia la derecha)
Fui de últimos en colocarme, y mientras sacaba el rifle de la funda ya se escuchaban los primeros disparos en la mancha.
Mi puesto, el 1 del Peralejo, estaba cerca de la suelta, que se producía a mi espalda. Jaime, que lo tenía "en frente" a unos cientos de metros, me había avisado que cubriese la retaguardia ya que el año pasado se había colado un cochino al que no le habían podido tirar.

El puesto es precioso, situado en un camino con un cortadero con pastos a la espalda y un gran gargantón delante con un testero al otro lado a unos 150 metros. Además el día no puede ser mejor, de esos que parecen elegidos.

No pasa mucho rato hasta que escucho llegar los camiones con los perros. Desde la suelta los perros ya están latiendo. No quito ojo del monte a mi espalda y los zorzales que asustados me pasan por la cabeza no hacen si no tensionarme más. Una ruidosa carrera entre el monte acelera mis pulsaciones. Rápidamente un cochino salta a la raya algo más lejos de lo que lo esperaba (a unos 80m) cruza justo por el final de carril donde hace viso, así que decido no tirarlo conteniéndome las ganas. Sé va a meter en el gargantón, así que de seguir la misma trayectoria es posible que lo pueda ver en el testero de enfrente. 
Me muevo unos metros hacia mi derecha y efectivamente ahí lo veo subiendo aventajando unas decenas de metros a los perros más rápidos. El primer tiro se lo suelto mientras se tapa entre las copas de las encinas. El segundo más de lo mismo, pero esta vez no veo qué ha pasado pues el monte no me deja ver más. No se qué ha pasado, así que recargo y espero unos segundos hasta que llegan los perros. En ese momento me da un vuelco el corazón al comprobar que se produce un agarre. Le he enganchado!! Cada vez hay más perros, y el quejido de uno de ellos hace que coja el puñal y me apresure a su encuentro. Es una pendiente muy pronunciada, tanto la bajada como la subida, me asombra con que facilidad y velocidad se mueven estos duros moradores!!

Con la lengua fuera y entrando al cochino desde la parte alta de la pendiente me acerco a el. A un par de metros los perros me ven y se apartan dejándome solo!! Coño!! el cochino se encampana y hace ademán de venirse a por mi, por suerte está pegado bien y lo más que consigue es ponerme atacado mientras termino con su sufrimiento. Le hago unas fotos y me vuelvo al puesto resoplando pero con una sonrisa de oreja a oreja!!

Llegamos al tiempo los perreros y yo al puesto, donde les comento el lance y que me ha parecido que un perro iba pinchado en un costado. Cojo aire, me siento en el banquillo y disfruto del momento, qué pasada de lance!! 
No me da tiempo ni de asimilarlo, los perros que ya cazan el laderón de en frente emprenden una segunda ladra hacia mi izquierda. 
¡¡¡AHÍ VA EL VENAOOO!!! El perrero jalea a sus punteros que me están metiendo en venao a tiro. Ayudado por la horquilla le meto en el visor y le suelto el pildorazo. Nada, El venao sigue apareciendo y desapareciendo entre las altas jaras en su desenfrenada huida. Con el segundo tiro el venao pega un aparatoso volteretazo viéndole las patas traseras por encima de las jaras en su caída. Madre mía, que tacazo!! Vaya dos lances en apenas 15 minutos!!

Los perros pronto se vuelven para atrás con el arranque de otra ladra arroyo abajo. 
¡¡¡DINAMIIIITAAA!!! Los perreros voceaban al final del barranco al inicio de una nueva ladra. 

El resto de la montería fue un chorreo de tiros que no cesaban, pero ya no escuchaba los perros, ni hubo movimiento por mi postura. Jaime me avisó de que esperase que tendrían que recogerse los perros y habría posibilidad de que se moviese algo, pero no volvieron por mi barranco, y esperé que llegasen a recogerme y de la que estábamos nos fuimos a traernos al cochinos al remolque. El guarro, que no pasaría de los 65kg, nos dio su guerra para subirlo. Mas tarde hicimos lo mismo con el venadete, al que por cierto no había podido ni ver. 


Fuimos a recoger las últimas reses antes de llegar a la casa, donde la gente ya esperaba en la junta tras haber disfrutado de un buen guiso al que los que llegábamos estábamos deseosos de rendirle cuentas!!

Cuando aparecimos en la casa con el navajero, entre los que habíamos cenado juntos la noche anterior volvía de nuevo el cachondeito a cuenta de las coliflores!! Si ya os lo decía yo!! jejeje

A la junta llegaron 33 cochinos (cinco navajeros), 6 ciervas y un venao...el de un servidor!! En general la montería se dio bien, tirando casi todos los puestos, lo que confirmaba lo que nos había contado Jaime acerca del buen estado en que estaba la mancha, y eso que se quedaron muchos cochinos en el monte, ya que los perros no daban a basto!! Así que habrá que volver a comprobar si fueron muchos o pocos los que burlaron a los perros!!!
(los colmillos del navajero del post recién sacados)
Hasta entonces!
A.U.L.C.

jueves, 10 de enero de 2013

Zorzales, en todas sus modalidades.

Durante el pasado mes de Diciembre pude disfrutar de varias jornadas tras los zorzales, en los que obtuve distinto resultados practicando además todas las posibles modalidades de su caza con escopeta.

Al paso:
La primera toma de contacto con la de dos caños tras los zorzales fue cerca de Talavera. Jaime me llamó para comentarme un sitio donde poder hacer una tirada divertida, en donde había conseguido la semana anterior casi llegar al centenar cobrados. Así que el jefe (que andaba por los madriles) y yo nos fuimos a intentar hacer una tirada de mañana y volver como siempre apresurados a Madrid.


El paso era de entrada a un bonito olivar. Pronto nos dispusimos en los sitios elegidos mientras las primeras luces descubrían los olivos que nos rodeaban y los delatores "CHIIIP" nos hacían probar suerte con los primeros que entraban rápido entre las copas de los olivos.

Jaime y yo teníamos "un pique pendiente" desde la pasada temporada en donde le mojé la oreja, jejeje y los zorzales que descolgaba de las nubes no presagiaban un resultado a mi favor!!

No había muchos, pero con un entrar cansino íbamos pegando los tiros salteados, y poco a poco el número de zorzales en la percha iba aumentando  Sobre las 11h dimos por concluida la tirada y empezamos el cobro de aquellos que habían caído más alejados de los puestos. Seguían pasando mientras cobrábamos y tentados estuvimos de volver a ponernos...nunca parece buen momento para quitarse cuando te pones al paso.

Al final Jaime cobró 38 de los 43 que consiguió bajar, cobrando nosotros 30 de los 32 que conseguimos abatir. Parece imposible perder zorzales en un olivar limpio...y sin embargo te los dejas a los mismos pies del puesto como estén boca abajo!
(una percha que supere las dos docenas ya no se cobran con tanta facilidad)

En bucheos:
Nos juntamos unos cuantos y tras una tostada en El Cuervo, empezamos en el "Guijo chico". El campo estaba muy embarrado lo que hacía que entre zona y zona nos encontrásemos con algún problemilla en los carriles que no dejaba de ser por otro lado parte de los lances camperos que te encuentras en días así!

(foto de grupo en el momento del tapeo)

El día para mí tuvo un incentivo especial, ya que era el primer día que me llevaba de "morralera" mi hija mayor, Candela, que a falta de unos meses para cumplir los tres años, se portó como una jabata y aguantó media jornada como una autentica aficionada. No quiero que aborrezca el campo por llevármela demasiado pronto, pero lo cierto es que me lo pasé como un enano viendo cómo cobraba los zorzales que veía caer, y como los guardaba diciendo que eran para la cena! jejeje.

(la secretaria con su primer zorzal cobrado)
Los resultados estuvieron al nivel de las expectativas, y cobramos entre nueve escopetas 160 zorzales y una torcaz. Yo no estuve muy fino pero conseguí cobrar 16, con ayuda de la enana así que me volví a casa encantado. Una pena que no me pude quedar al guiso que había preparado Jeroma, que sin duda hubiese sido el colofón a un día de campo fantástico entre amigos.


Al Salto:
Los zorzales al salto son una modalidad que quizás sea la que más se está popularizando en los últimos años. Esto se debe principalmente a que es una cacería que es sencilla, no necesita de una orgánica específica, y permite hacer un aprovechamiento de los zorzales en aquellos sitios que por falta de concentración de éstos, o por no tener definidos los pasos donde tirarlos.

A mi es una modalidad que me encanta, claro está que es de todas en la que menor número de capturas se consigue, sin embargo permite trabajarse cada captura, cazar con el perro que si bien con este ave no tiene una función de levantamiento y muestra colabora en su cobro. No es raro además que la jornada de zorzales en mano te regale alguna sorpresa como el cobro de otras especies cinegéticas, como agachonas, becadas, o algún pato. Esta modalidad obtiene los resultados óptimos cuando son dos los cazadores, y llevando la mano a la par se cobran los zorzales que normalmente salen raseros hacia los laterales. Cuando un cazador efectúa algún disparo, inmediatamente es el segundo cazador el que entra en juego ya que de haber algún otro zorzal por la zona volará hacia éste asustado de los disparos del primero.

Volvíamos al Cubo Carletes, Jose (el Terry) y yo para ver si conseguíamos colgarnos en la percha algún zorzalillo. Empezamos por la prebalsa con la idea de tirar algún pato si los hubiere, pero no lo hicimos bien, y el bando de cucharas se nos escapó sin que ninguno pudiésemos tirarlos.

De los arroyos y pequeñas motillas de monte iban saliendo zorzales a nuestro paso. Lo que hacíamos es que turnándonos uno de los tres esperaba puesto al final de la zona a cazar para intentar de algún modo cubrir las posibles salidas de los pájaros. Carletes empezó con dos zorzales seguidos abatidos, de los que no cobramos ninguno...eso es otro inconveniente, la cobranza! Hay que salir sin demora y sin perder de vista el lugar donde lo hemos visto caer porque como nos despistemos es fácil que los perdamos.

Yo tuve un "puesto" donde eché el día. Empecé con un doblete al llegar al sitio y conseguí abatir hasta media docena más hasta que llegaron cazando a mi. Cuando les pedí ayuda para cobrar los que había matado en apenas unos minutos no se lo creían!

Al llegar a la cantera decidimos asomarnos a ver si hubiera algún pato en el agua y vimos que había alguna focha. Con la idea de que el perro de Jose intentase un cobro en el agua bajamos hasta la orilla y de pronto salieron un par de patos. El primero se fue de rositas pero el otro me entró precioso y de un certero disparo (con plomo 9) cayó al agua fulminado. Boga, se lanzó al agua a mis ánimos y lo cobró estupendamente.
(un precioso macho de porrón común, primero que cobro en mi vida)

Jose mató un par de fochas que se arrancaron de unos juncos al acercarnos con el perro y éste las cobró bastante bien para ser el primer cobro en agua.

(nota personal: el próximo día llevar un sacacorchos para poder abrir la botella, jejeje)

Un descanso merecido para coger fuerzas, dejar las piezas cobradas en el coche y reponer las bolsas de cartuchos antes del remate final.
Seguimos con unas últimas intentonas y Carletes se pudo resarcir con tres cobrados en una esquinita de lentiscos para redondear su cifra final.

Jose es el que estuvo más acertado con los zorzales. Carletes pese a ser el primer día en esta modalidad y llevar escopeta ajena, al final cogió el tranquillo abatiendo una docena (aunque cobrando la mitad!! jejeje), y yo encantado de haber podido disfrutar de otro día de campo con amigos haciendo km con el morral a la espalda, la escopeta en la mano y el perro delante!

Hasta la próxima!
A.U.L.C.

miércoles, 9 de enero de 2013

Feliz Año Nuevo

Feliz 2013!
Estrenamos año y se nos presentan nuevos retos. Con el nuevo año vuelven las ilusiones, las expectativas, y las ganas por poder disfrutar un año más de esta bendita afición que compartimos.

Quería aprovechar este post para agradeceros a los que leeis el blog de cuando en cuando vuestro apoyo. Tras el primer año en la palestra, aún con muchísimas cosas que mejorar, hemos alcanzado la cifra de las 10.000 visitas, cifra nada desdeñable para el escaso tiempo que (por desgracia) puedo dedicar a mantener al día el blog.

Espero que este año que acabamos de empezar sea fructífero en lo personal, en lo familiar, y también en lo cinegético y que podamos compartir con los amigos de muchas jornadas de campo para disfrutar de esta "sana droga" que es la caza!!



Gracias por vuestra fidelidad y Feliz 2013 a todos!!
A.U.L.C.